Seleccionar página

Pemex recibió a unos meses de que termine su reinado como el monopolio petrolero del país, todas las reservas de petróleo y gas probadas y probables que solicitó para garantizar la producción actual de crudo y gas por los próximos 20 años y medio.

pemex

Pemex recibió 83% de la totalidad de las llamadas reservas 2P del país, mientras que el gobierno podrá subastar a capitales privados el 17% restante.

En cuanto a las reservas potenciales del país, o las que no han sido exploradas y menos explotadas, pero que en las que las autoridades y los expertos creen que puede encontrarse crudo o gas, la empresa productiva del Estado recibió menos de los que solicitó.

Esto también fue visto como una buena señal para los capitales privados que quieren explorar y explotar los yacimientos de petroleros y gas que tiene el país pero en los que enfrentarán los mayores riesgos para encontrar y extraer esas materias primas.

La entrega de los derechos para explorar y explotar esas reservas potenciales iniciará el próximo año, dijeron las autoridades.

De ese tipo de reservas potenciales que tiene México, Pemex recibió 21%, o una cantidad menor a la que solicitó de 31%, dijo el secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell, al dar a conocer, un mes antes de lo planeado, los resultados que realizaron las autoridades de la petición que les presentó Pemex en marzo para asegurar los derechos de explotación de yacimientos petroleros antes de que comience la competencia en la industria.

El resto de los campos potenciales que no se le otorgaron a Pemex, muchos de los cuales se encuentran en aguas profundas del Golfo de México o en las formaciones de lutitas en la frontera norte del país, podrán ser explorados y explotados a partir del próximo año por capitales privados o por la misma Pemex, siempre y cuando alguno o varios de ellos ganen las licitaciones que realizarán las autoridades de esos campos.

Pemex espera invertir en los campos que le asignó el gobierno cerca de 50,000 millones de dólares entre 2015 y 2018, dijo el gobierno en la presentación de los resultados de la solicitud de Pemex, un evento que también se conoce como ronda cero, ya que en el no existen posturas competitivas.

No será sino hasta la ronda uno cuando las compañías privadas comenzarán a mostrar su interés por los campos petroleros y de gas potenciales del país.

Las licitaciones de esos campos sin explorar a fondo y menos sin explotar, las comenzará a realizar el gobierno en el primer trimestre del próximo año, una vez que el gobierno dé a conocer las pre-bases de licitación en unos meses y las bases a inicios de 2015, dijo Coldwell.

“Vemos esto como un resultado positivo, ya que Pemex se queda con los campos que conoce, pero tal vez más importante son los yacimientos prospectivos que estarán disponibles para las inversiones del sector privado”, escribió Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America, en un reporte para los clientes del banco estadounidense. “Una pequeña sorpresa positiva con respecto a nuestras expectativas.”

Tras el anuncio de los resultados de la ronda cero, Pemex conservará los derechos de producción de los campos de Cantarell y Ku Maloob Zaap, así como el yacimiento de gas en aguas profundas Lakach y áreas del campo de aguas profundas Perdido donde se ha explorado, dijo el subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar, en el evento.

La empresa estatal también reveló que buscará formar asociaciones en participación para explotar las áreas que ya ha explorado de Perdido, así como para el campo Lakach y campos de petróleo extra-pesados, más campos maduros, dijo Emilio Lozoya, director general de Pemex.

La prioridad de Pemex es la búsqueda de empresas con quien asociarse para estos propósitos de exploración y extracción en el corto plazo, agregó.

En suma, la compañía buscará socios para 10 proyectos en los que carece de los recursos técnicos y financieros para desarrollar los campos por sí sola, dijo Lozoya. Los planes de negocios conjuntos requerirán inversiones de alrededor de 32,300 millones dólares en los próximos cinco a 10 años, agregó.

“Estos proyectos aumentarán la inversión en la industria petrolera en 16% “, dijo el ejecutivo petrolero. La apertura energética “empezará a dar resultados para activar la industria petrolera desde el primer día”.

Las autoridades esperan que los primeros contratos para explotar reservas potenciales se entreguen en mayo de 2015, dijo Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), uno de los dos agentes de reciente creación que empleará el gobierno para regular las actividades de las compañías privadas y Pemex en la industria del petróleo y gas de México.

Las empresas privadas, nacionales o extranjeras, podrán pujar por 109 bloques disponibles para la exploración y 60 para la extracción en la ronda uno, de acuerdo con Melgar.

Además, la apertura del sector tiene también la finalidad de poner freno a la caída de la producción de petróleo que ha registrado Pemex a lo largo de la última década.

Muchos esperan que compañías petroleras como Exxon Mobil y Chevron participen en las licitaciones de yacimientos en aguas profundas, así como en depósitos de gas de esquisto luego de que México decidió levantar la barrera que erigió hace 76 años el presidente y general Lázaro Cárdenas a los capitales privados tras expropiar las empresa petroleras extranjeras que participaban en el país en 1938.

El gobierno estima que la producción de México podría aumentar a 3 millones de barriles diarios en 2018, frente a los 2.48 millones que produjo en el primer semestre de este año, de acuerdo con CNH.

Con información de Sentido Común, content partner de Urban360 y reconocido especialista en temas de negocio y financieros en México. Para mas información acuda a la página www.sentidocomun.com.mx