Seleccionar página

El Papa Francisco llegó el día de hoy a Seúl para promover el catolicismo en esta región y abogar por la reconciliación de las dos Coreas. 

PapaSurcorea

El Papa Francisco fue recibido el día de hoy en el aeropuerto de Incheon por la presidenta Park Geun-Hye y niños de diversas escuelas, quienes le hicieron una ofrenda floral.

También se reunió en la alfombra roja con dos norcoreanos cercanos a las víctimas del ferry Sewol, cuyo naufragio el pasado 16 de abril dejó más de trescientos muertos.

El Papa Francisco se desplazó en un Kia negro construido específicamente para él, donde iba sonriente y saludando a la muchedumbre que se congregó en las carreteras para darle una calurosa bienvenida.

Al mismo tiempo que le daban la bienvenida al Papa, Corea del Norte disparó al mar tres misiles de corto alcance, que es un medio que utiliza regularmente el régimen de Pyongyang para demostrar su descontento y de esta forma amenazar a Seúl y a sus aliados.

Al llegar a la capital surcoreana, frente a la presidenta y las diferentes autoridades del país, el Papa honró los esfuerzos hechos a favor de la reconciliación y la estabilidad en la península coreana ya que mencionó que éste es el único camino hacia la paz duradera.

El Papa habló en inglés por primera vez en un marco oficial y evitó nombrar el régimen marxista norcoreano, a pesar de que sus referencias a las injusticias, persecuciones y despliegue de fuerzas hacían alusión a Pyongyang.

Al finalizar, el obispo de Roma le expresó a la presidenta surcoreana que esperaba la reconciliación de las dos Coreas, las cuales están separadas desde 1953. El próximo 18 de agosto el pontífice va a celebrar una misa para la paz y la reconciliación en la catedral de Myeong-dong en Seúl.