Seleccionar página

Banco de México, la entidad encargada de controlar la inflación en México, decidió recortar por tercera vez en el año su pronóstico sobre el crecimiento económico del país en 2014, con lo que se unió a los propios recortes que han realizado los analistas privados de sus propias expectativas.

banxico1

Para el banco central mexicano, la economía crecerá este año entre 2 y 2.8%, un rango inferior a su previsión anterior de entre 2.3 y 3.3%, que estimó a finales de mayo. Este último rango fue incluso menor a la estimación previa de un crecimiento de entre 3 y 4%.

En cuanto a la previsión de Banco de México sobre el crecimiento que tendrá el país en 2015, sus autoridades decidieron mantenerla intacta en el rango de entre 3.2 y 4.2%, como también lo hizo en dos ocasiones previas.

La decisión de hacer un recorte adicional al pronóstico del crecimiento económico del país por parte del banco central, refleja las dificultades que ha tenido México desde finales de 2012 por recuperar tasas de crecimiento cercanas a 4% que observó en 2010, 2011 y 2012.

El año pasado, México creció 1.1%, un ritmo muy por debajo de la expectativa de 3.9% que se tenía a finales de 2012.

Aun cuando muchos han anticipado un repunte económico, los indicadores sencillamente no repuntan mes a mes desde el último trimestre de 2012. Esto ha provocado los recortes a las expectativas de analistas privados y gubernamentales a lo largo de este año.

Muchos creían en diciembre de 2013, que el país alcanzaría este año una tasa de crecimiento de hasta 3.4%. Hoy la expectativa promedio de los analistas privados es de un crecimiento de 2.6%.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha también ajustado sus expectativas de un avance inicial de 3.3% a 2.7%.

El anuncio del recorte al pronóstico de crecimiento lo hizo el banco central durante la presentación del reporte trimestral de la inflación. La presentación la llevó a cabo el gobernador de Banco de México, Agustín Carstens, quien dijo que el banco central no ve que el crecimiento esté presionando a la inflación y espera que el ritmo de los aumentos de precios al consumidor se desaceleré a cerca de 3% a principios del año próximo.

La expectativa es muy similar a otras que ha realizado Carstens en ocasiones anteriores.

Hasta ahora, los economistas atribuyen el bajo crecimiento del país a la falta de una mayor demanda e inversión interna. Si bien la demanda externa por las exportaciones ha crecido y el gasto gubernamental en proyectos de infraestructura también, estas dos variables han sido insuficientes para compensar la caída de la llamada demanda interna, dijo Carstens.

Los economistas consideran que la reforma fiscal, que provocó aumentos en precios de bebidas y alimentos llamados chatarra, así como en combustibles, succionó ingreso disponible de los consumidores, quienes por ese motivo se han alejado de las tiendas.

Claro que el buen desempeño del sector externo y del gasto gubernamental comienza a generar cierta actividad económica. Ésta, sin embargo, es todavía baja y no está generando presiones en precios.

“A pesar de la reactivación económica, el nivel de holgura en la economía es mayor de lo previsto en el informe anterior,” dijeron las autoridades monetarias durante la presentación del informe trimestral. “Aunque esperamos que la brecha de producción se reducirá, probablemente se mantendrá en territorio negativo hasta el final de 2015”.

Carstens agregó en la presentación que la decisión del banco central de eliminar la frase sobre la inconveniencia de recortar la tasa de referencia “en el futuro cercano”, no debía interpretarse como si ahora Banco de México estuviese recomendando más recortes a la tasa.

La frase se incluyó en el comunicado de política monetaria de junio, más no en el de julio.

El banco central mexicano tiene como meta inflacionaria alcanzar una tasa de 3% anual, con un intervalo de confianza alto de un punto más o un punto menos de esa cifra puntual.

La economía mexicana se fortaleció en el segundo trimestre y tiene un “buen pronóstico” para el resto de 2014, dijo Carstens, quien justificó el recorte a su pronóstico por un crecimiento mucho menor al anticipado en el primer trimestre, así como la debilidad de la demanda interna.

Esos dos factores fueron los que provocaron el recorte inesperado a la tasa de referencia de 3.5 a 3% a inicios de junio. Cuando las autoridades de México tomaron esa decisión, señalaron que en breve anunciarían un recorte a su estimación para el crecimiento de 2014 y que hoy Banco de México hizo público.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx