Seleccionar página

La tensión entre Moscú y Kiev sigue creciendo, ahora con el envío de un convoy con ayuda humanitaria rusa a una región controlada por los rebeldes.

covoyesrusosH

Ya son más de dos mil personas las que han muerto en tan solo cuatro meses de conflicto en el este de Ucrania entre fuerzas del ejército y separatistas prorrusos, según las cifras presentadas por la ONU.

Ayer, el envío de un convoy con ayuda humanitaria rusa a una de las regiones controladas por los rebeldes provocó gran tensión entre Moscú y Kiev, ya que Ucrania le negó el paso a través de la región de Jarkov, señalando que la ayuda debe pasar sólo a través de un puesto fronterizo controlado por el gobierno y ser acompañado por funcionarios de la Cruz Roja.

En tan solo quince días, los muertos en el conflicto al este de Ucrania se duplicaron, llegando a un total de 2,086 según informó la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU. Estas cifras incluyen al ejército ucraniano, a los civiles y a los grupos armados. Es probable que las bajas civiles sean inferiores a las registradas.

Ucrania está dispuesta a aceptar el ingreso del convoy humanitario ruso con destino a la zona rebelde prorrusa de Lugansk bajo ciertas condiciones, según anunció el portavoz del presidente ucraniano.

Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, propuso que Naciones Unidas se una a la coordinación de la misión humanitaria destinada a Lugansk junto al Comité Internacional de la Cruz Roja.

Según Moscú, el convoy transporta más de 1,800 toneladas de alimentos, medicamentos y generadores para las poblaciones del este de Ucrania, que sufren desde hace cuatro meses el conflicto entre los separatistas prorrusos y las fuerzas ucranianas. El convoy, de más de 3 kilómetros de largo de camiones blancos continuó el día de hoy su ruta.