Seleccionar página

 El Comité de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Discriminación Racial cuestionó hoy a Estados Unidos por el excesivo uso de la fuerza en el cruce de la frontera con México, el cual ha desembocado en asesinatos de inmigrantes.

ONUEEUUMig

Noureddine Amir, el vicepresidente del Comité de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Discriminación Racial mencionó que le preocupa el número de individuos, la mayoría de ascendencia hispana, que han resultado muertos o heridos por el uso excesivo de la fuerza de agentes aduaneros. Expresó su preocupación por los informes generalizados sobre conducta abusiva de agentes contra personas que pertenecen a minorías, en particular afrodescendientes, latinos y migrantes indocumentados que cruzan la frontera de México a Estados Unidos.

Amir subrayó que existe una falta de investigación y enjuiciamiento de los responsables de estos delitos, así como se carece de provisión de remedios efectivos para las víctimas y sus familias.

El día de hoy, la delegación de Estados Unidos liderada por el embajador ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Keith Harper, presentó el informe sobre el cumplimiento de su país en relación a la Convención sobre la Eliminación de todas formas de Discriminación Racial.

En este sentido, la irlandesa Anastasia Crickley, miembro del Comité, preguntó “¿por qué cruzar la frontera de Estados Unidos es un delito penal?”.

El integrante del CERD, Pastor Elías Murillo, insistió por su parte en que prevalece en Estados Unidos una “discriminación estructural”, lo que se refleja de manera directa en el número mayor de personas afrodescendientes condenadas a pena de muerte en comparación a los de raza blanca. De igual forma, el experto pidió explicaciones sobre el elevado número de menores dedicados al trabajo, en especial latinos y de raza negra.

Reportes de organizaciones de la sociedad civil indican que la cifra de niños sometidos a trabajo infantil, en particular en el sector agropecuario, va de 300 mil a 500 mil. Murillo hizo referencia al testimonio de Ron Davis ante el CERD sobre la forma en que su hijo Jordan fue asesinado a balazos “por ser negro”.

Criticó que muchos de los que llevan un arma de fuego en Estados Unidos creen que portan una licencia para matar a todo aquel que parezca sospechoso, la mayoría resulta sospechoso por su color de piel.