Seleccionar página

En Tlalpan podemos encontrar panoramas llenos de contrastes, que van desde los vestigios prehispánicos, el arte de la Colonia y sus fachadas del siglo XIX, hasta modernos centros comerciales y de servicios. Por sus avenidas y calles encontramos sitios que evocan la época colonial, el México independiente y nos llevan a la modernidad.

mercado la paz2

En el Centro de Tlalpan, aledaño al edificio Delegacional, entre las calles de Victoria y Congreso, se encuentra un histórico y concurrido punto de comercio de la zona: el “Mercado La Paz”, que es el mercado más antiguo de su tipo en el Distrito Federal.

Se sabe que en 1880, se instalaba el mercado de una manera rudimentaria y provisional en el lugar donde actualmente está situado el definitivo. En la parte norte y oriente se ubicaban los productos como pasteles, dulces, legumbres, frutas y mercería. En el sur, ropa, comida y mercancías no especificadas; y fuera del mercado se permitía el establecimiento de vendedores de leña y carbón.

Las autoridades cobraban por derecho de piso, el cual era un ingreso importante para la Prefectura, pero ante el temor de que los comerciantes dejaran de ir por las lluvias y la creciente necesidad de ordenarlos, obligaron a edificar un nuevo mercado nuevo a finales del siglo XIX. A la cabeza del proyecto estaban el Sr. Ismael Zúñiga, prefecto de Tlalpan en esa época; y el juez Casimiro Castro.

Al mismo tiempo, se inició la construcción de una nueva sede para el gobierno local, que finalmente no se realizó ante la negativa del pueblo de Chimalcoyoc de proveer cantería adicional para el proyecto; siendo reemplazada por cantera gris de San Andrés Totoltepec, ladrillo y piedra volcánica de Tlalpan, madera de los pueblos del Ajusco y la mano de obra de los pueblos restantes y los presos de la localidad con lo que se iniciaron los trabajos de construcción.

Cuando la obra estuvo concluida, fue inaugurada con toda solemnidad por el presidente Porfirio Díaz, como señala la placa que se encuentra en la entrada principal del sitio, y con motivo de este evento, se acuñó una moneda conmemorativa con la efigie del gobernante.

interior mercado paz

El mercado inicialmente contaba con una fuente labrada en piedra y adornada con cabezas de leones en la parte central. Cincuenta años después, por la falta de mantenimiento, sobre esta fuente se desplomaron algunas vigas de madera, por lo que se ordenó que el mercado se remodelara durante el tiempo del entonces regente de la ciudad, Ernesto Uruchurtu, obra que duró dos años, mientras los locatarios se ubicaron en la calle. Lamentablemente, la fuente no pudo ser recuperada y en su lugar se colocaron puestos adicionales.

Nuevamente las instalaciones requirieron de trabajos de mantenimiento en 1998, cuando se reforzaron los techos y se realizó limpieza del ladrillo externo de este inmueble.

En la actualidad, cuenta con 161 locales y tres grandes portones de entrada en cada una de las calles con las que limita. En su interior, se pueden encontrar una gran cantidad de productos, incluidas mercancías de manufactura industrial como telas, ropa y zapatos, además de alimentos y artesanías, convirtiéndose en referencia de esta zona de la ciudad, que a pesar de los problemas que enfrentan los mercados tradicionales, continúa luchando por sobrevivir y mantener su intensa vida colectiva y cultural.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77