Seleccionar página

El cardenal Fernando Filoni, enviado personal del Papa Francisco, viaja a Irak con la misión de manifestar su cercanía a las poblaciones afectadas por la crisis en ese país.

FernandoFiloniaCardenal

Según informó la Congregación para la Evangelización de los Pueblos de la Santa Sede, oficina de la cual Filoni es prefecto, el purpurado llegará primero a Jordania, desde donde se dirigirá después a Irak.

El pasado jueves, el líder católico decidió enviar al clérigo a la zona de conflicto con el objetivo de expresar su cercanía espiritual con las poblaciones que sufren y llevarles a ellos la solidaridad de la Iglesia.

En las últimas horas, miles de cristianos se han visto obligados a abandonar sus casas de manera repentina tras el recrudecimiento de la violencia en el norte iraquí (especialmente en la Llanura del Nínive), donde las fuerzas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) los han tomado como blanco.

Los extremistas declararon pretender la restauración del Califato (Estado islámico) en Siria e Irak, y están cometiendo toda clase de atropellos a su paso, desde la decapitación hasta el secuestro de mujeres como “botín de guerra”.

El día de hoy, el Vaticano emitió una nota de prensa en términos urgentes en la cual exigió a los líderes religiosos del mundo, especialmente a los musulmanes, tomar una posición “clara y valiente” contra las acciones violentas de los terroristas.

Incluso, el observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, Silvano Tomasi, sugirió que son justificados los bombardeos de Estados Unidos sobre la región, si estos pueden detener una tragedia aún peor.

Había que intervenir ahora, antes de que sea demasiado tarde, señaló en declaraciones a la Radio Vaticana.