Seleccionar página

Los comportamientos particulares de los militantes de Acción Nacional deberán tener consecuencias cuando afecten la imagen y vida de nuestro partido, advirtió el líder nacional de Acción Nacional, Gustavo Madero.

PAN

Luego de que Reporte Índigo difundiera un video de una fiesta que un grupo de diputados organizó en una residencia de Puerto Vallarta el pasado mes de enero, encabezada por el coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal, en la que se aprecia consumo de alcohol y la participación de mujeres que prestaron servicios de compañía y posiblemente sexuales, el presidente del PAN, Gustavo Madero, señaló, a través de un comunicado, que ha citado a los actores involucrados y el próximo miércoles dará a conocer las medidas que tomará a este respecto.

En el video se aprecia también la presencia en dicha fiesta de los diputados Martín López Cisneros, de Nuevo León; Máximo Othón Zayas, de Sonora; Jorge Iván Villalobos, de Sinaloa; Alejandro Zapata Perogordo, de San Luis Potosí; y José Alfredo Labastida Cuadra.

En dicha ocasión, el grupo parlamentario se reunió para discutir su agenda legislativa. para lo cual se les otorgó un presupuesto de 1.5 millones de pesos, sin embargo Madero no señaló en su comunicado nada al respecto del uso de fondos públicos para la organización del festejo privado.

“Estas acciones comprometen a Acción Nacional, a sus legisladores y simpatizantes”, dijo Madero, y pidió a la Comisión Permanente “respaldo para actuar en este tema de manera institucional, oportuna y contundente para proteger la vida y la imagen de nuestro instituto político”.

Por su parte, el coordinador en la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal aceptó haber asistido a la fiesta junto a varias supuestas teiboleras en una lujosa mansión, llamada Villa Balboa, ubicada en Puerto Vallarta, Jalisco.

A través de su cuenta de Twitter, el líder parlamentario confirmó su aparición en el video difundido, sin embargo, negó que la fiesta fuera realizada en horario laboral.

Entre los panistas allegados a la dirigencia, se da como un hecho la destitución de Villarreal por este hecho, a pesar de que en el pasado, Gustavo Madero lo protegió por el escándalo que lo involucraba en actos de corrupción por “moches”.