Seleccionar página

El presidente Enrique Peña Nieto destacó que una vez concretadas las reformas estructurales, el siguiente paso es ponerlas en acción, a fin de que se traduzcan en beneficios para la población.

mensaje-epn1-974x540

En un mensaje a la nación, el jefe del Ejecutivo federal reconoció el trabajo de los legisladores para la promulgación de esas reformas, así como de los acuerdos emanados del Pacto por México, a fin de lograr el cambio que derivará en un mayor desarrollo del país.

Dicho desarrollo significa una educación de mayor calidad, más inversión, empleos de mayor calidad, crecimiento de la infraestructura, mejores salarios, más créditos, así como elevar la calidad de vida de los mexicanos.

Para tener un panorama más amplio de cada una de las reformas, se pueden consultar en la página de Internet www.reformas.gob.mx, en donde se contará información clara y transparente para que se conozcan y evalúen los beneficios que traerán.

Poner las reformas en acción, detalló el presidente Peña, es mejorar la calidad de la educación que reciben niños y jóvenes, atraer más inversiones y generar empleos mejor pagados, además de aumentar el número de créditos para iniciar o ampliar un negocio.

“Poner las reformas en acción es asegurar que los servicios de telefonía, televisión e Internet sean de mayor calidad y estén al alcance de más mexicanos. Es desarrollar grandes obras en las 32 entidades del país, incluyendo puertos, aeropuertos, carreteras y trenes de pasajeros entre ciudades”, enfatizó.

En su mensaje, reconoció que el éxito de las reformas exige la participación de todos, de sociedad y gobierno. “En nuestras manos está hacer realidad ese nuevo México, un país que ofrezca a todos sus habitantes por igual las herramientas y oportunidades necesarios para prosperar y escribir una nueva historia de éxito”.

Reiteró su reconocimiento al Pacto por México, a las fuerzas políticas que con el gobierno impulsaron una amplia agenda de reformas en tan sólo 20 meses.

En ese contexto, Peña Nieto dijo que se trata de un gran logro de la democracia mexicana, pues se trata de reformas que permitirán liberar al país de las ataduras que le han impedido desarrollarse a mayor velocidad.

Una vez promulgadas las leyes secundarias de la reforma energética podrán disminuir los costos de la electricidad y el gas que pagan los hogares del país.

(ntx)