Seleccionar página

La retirada del hasta ahora Primer Ministro, el chiita Nuri al Maliki, relevado por el chiita Haidar al Abadi, responde a las peticiones internacionales ante la ofensiva yihadista. 

alMaliki

El nuevo Primer Ministro tendrá la enorme tarea de sacar al país de la guerra con los yihadistas y salvarlo del estallido. El ahora exprimer ministro Nuri al Maliki, quien estuvo en ese cargo desde 2006, acusó al presidente de violar la constitución con el nombramiento y anunció que se mantendrá en el cargo pese a la decisión del presidente.

Meses después de las elecciones legislativas, el presidente Fuad Massum pidió al chiita Haidar al Abadi que forme un nuevo gobierno, en una breve ceremonia que fue transmitida en vivo por la televisión.

El bloque parlamentario del partido chiita Alianza Nacional presentó la candidatura de Al Abadi, quien es el actual vicepresidente del parlamento, para reemplazar al primer ministro Nuri al Maliki. Al Abadi tiene un doctorado por la Universidad de Manchester.

Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, celebró la designación del nuevo primer ministro y pidió calma después de que al Maliki desafió la decisión del presidente. La constitución iraquí estipula que el presidente debe encargar formar parte del gobierno al candidato del principal bloque del parlamento. Es por esto que el domingo Maliki anunció su intención de imponer una demanda contra el presidente por violación de la Constitución.

La declaración de Maliki provocó enojo en Estados Unidos, señalando que no debe sumarse a esta situación de emergencia militar y humanitaria, una crisis política.

El día de hoy, el vicepresidente estadounidense Joe Biden dio la bienvenida al nuevo primer ministro durante una conversación telefónica con el presidente iraquí Fud Massum. Biden reiteró la convocatoria de Obama a la rápida formación de un nuevo gobierno más abierto, que esté en condiciones de responder a las inquietudes legítimas de todos los iraquíes.

Biden hizo mención a la intención del presidente Barack Obama de incrementar la cooperación con un nuevo gobierno iraquí y las fuerzas de seguridad de ese país para detener los avances del Estado Islámico.

Además de Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña y Francia felicitaron al nuevo Primer Ministro designado, quien cuenta con treinta días para formar un gobierno.