Seleccionar página

En el costado poniente de la plaza principal de Tlalpan, en la esquina que forman Plaza de la Constitución y Moneda, se ubica una casa con más de cien años de historia: la Casa Frissac, una de las más bellas construcciones de la Ciudad de México.

Casa-Frissac-Ernesto-Rosas

Dicho lugar fue edificado a finales del siglo XIX y lleva el nombre en honor a Don Jesús Pliego Frissac, quien fue presidente del Ayuntamiento local en 1900.

Según cuentan sus habitantes, esta casa fue hogar del bandido más famoso de la ciudad “Chucho el Roto”, popular por el gran número de robos que efectuó a la gente rica para después repartir entre los pobres; sin embargo, las fechas no cuadran, pues el legendario bandido murió en 1894, años antes de que la obra se culminara.

La casa se sitúa al centro de un gran jardín, por lo que sus columnas y fachadas se pueden apreciar desde la calle de Moneda. El estilo es afrancesado, ya que se erigió durante el Porfiriato, con toques neoclásicos. Su característico pórtico de ladrillo da acceso al patio que, además de la blanca construcción, aloja una fuente y un camino que la rodea con una barda de mampostería y herrería de principios del siglo XX.

En un tiempo, esta casa perteneció a la familia del expresidente Adolfo López Mateos y para el 2000, se recuperó para dedicarla a la promoción de las expresiones artísticas y culturales. De esta forma, la Casa Frissac fue inaugurada en abril del 2001 como un lugar para exponer el arte local, para que la comunidad de Tlalpan y toda persona que así lo desee se encuentre con diversos especialistas en el arte y la cultura en general, y donde se disfrute de las diferentes manifestaciones artísticas.

casa fissac entrada

Uno de los objetivos fundamentales de este centro es difundir el rescate histórico de Tlalpan; convirtiéndose en un espacio para sus pueblos, barrios, colonias y comunidades. Este lugar, que durante un tiempo funcionó como la Escuela Lancaster del Proyecto Bicultural Británico Mexicano, se incorporó el 5 de diciembre de 1986 al Decreto de Zona de Monumentos.

Una vez habilitada para la tarea cultural, se cambió el nombre por el del exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Barros Sierra. Actualmente, tiene una programación permanente para la mayor comodidad de los asistentes, como ciclos dedicados a la ciencia, debates de diversos temas, proyección de cintas y conciertos.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77