Seleccionar página

El gobierno de Estados Unidos continuó ayer con éxito sus ataques contra posiciones del grupo yihadista radical Estado Islámico al norte de Irak. 

EEUUEI

Ayer, el gobierno de Estados Unidos continuó con éxito sus ataques contra posiciones del grupo yihadista radical Estado Islámico al norte de Irak, con una quinta serie de bombardeos cercanos a Erbil, la capital de la región del Kurdistán iraquí, donde Washington evacuó a parte del personal del consulado.

El Comando Central de Estados Unidos informó que estos ataques destruyeron una posición y varios coches armados; de hecho, destruyeron uno que disparaba contra las fuerzas kurdas.

El Pentágono mencionó el éxito de las operaciones que realizó con una combinación de aviones de combate y drones con el fin de defender a las fuerzas kurdas en Erbil donde también habitan ciudadanos estadounidenses.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, autorizó el pasado jueves las operaciones e insistió a las autoridades iraquíes a hacerse cargo de la situación y buscar una solución.

Las críticas contra la postura de Obama han incrementado, debido a que no quiso suspender sus vacaciones pese a los problemas que se presentaron. Incluso fue criticado por su exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, quien se encuentra en campaña para las elecciones en 2016.

Por primera vez, Clinton se mostró en contra de las políticas de Obama y dijo que él debió ayudar desde antes a los rebeldes sirios para contener al Estado Islámico que ahora se encarga de atacar a Irak.

Ayer, ejército y unidades antiterroristas iraquíes fueron desplegadas en zonas estratégicas de Bagdad por un barrio protegido donde están las instituciones clave del país y las embajadas.