Seleccionar página

Recep Tayyip Erdogan, primer ministro turco, dio las gracias a sus seguidores tras ser ganador en las elecciones presidenciales del país realizadas ayer. 

RecepErdoganTurkey

Recep Tayyip Erdogan, primer ministro turco, dio la noticia a sus seguidores después de ser declarado ganador en las elecciones presidenciales del país celebradas el día de ayer, el inicio de una nueva era para Turquía.

Desde el balcón de la sede central de su agrupación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo en Ankara, Erdogan dijo que hoy no sólo era el ganador sino que de nueva cuenta la democracia había triufado.

Erdogan, quien ha sido el primer presidente electo por voto directo y no nombrado por el Parlamento, pidió a la nación dejar a un lado las diferencias religiosas y étnicas.

Tras el recuento casi total de los votos, los resultados arrojaron que Erdogan obtuvo el 52 por ciento de apoyo, mientras que su principal rival, el candidato de los opositores socialdemócrata y de derechas obtuvo casi un 39 por ciento.

Su opositor, Ekmeleddin Ihsanoglu, felicitó y deseó éxito al presidente electo mientras que el otro candidato izquierdista prometió seguir en la política ya que mencionó que estuvo cerca de su objetivo.

Esta nueva victoria para Erdogan se traduce en legitimidad para los próximos cinco años y cumple poco a poco con sus sueños de mantenerse en el poder hasta 2023, que será el centenario de la fundación de la Turquía moderna.

Tanto simpatizantes como detractores se refieren a Erdogan como “el sultán”, debido a sus sueños de grandeza inspirados en el imperio otomano. Aunque muchos dudan de su capacidad de llevar adelante una presidencia que logre generar consenso y equilibrio ya que es un hombre de poder que ha llevado a Turquía a una fuerte polarización.