Seleccionar página

Uno de los problemas a los que se enfrentan algunas parejas que quieren formar una familia es la infertilidad. Si bien, hoy en día existen tratamientos y diversos métodos para que el deseo de tener descendencia se vuelva realidad, hay algunos que todavía están rodeados de prejuicios y son objeto de muchos debates, tal es el caso de los “vientres de alquiler”.

Bebes-coreanos-1

Con el avance de la tecnología y lo accesible que es Internet, cada vez hay más ofertas de mujeres que aceptan, por acuerdo, quedar embarazadas mediante técnicas de reproducción asistida, con el objetivo de engendrar y dar a luz un niño que será criado como propio por una pareja o una persona soltera con deseos de tener un hijo.

Sin embargo, el anhelo de muchas parejas para conseguir un bebé se puede convertir en un anzuelo peligroso para otros, por una falta de legislación o vacíos en la misma que pueden llevar a una especie de mercado ilegal y de fácil alcance.

Un ejemplo de ello sucedió esta semana, cuando se destapó el caso de un japonés que tiene nueve hijos de entre dos semanas y dos años de edad, y viene otro en camino, con diez mujeres contratadas como vientres de alquiler en Tailandia, lo que ha generado un escándalo en el país.

Según el diario “Bangkok Post”, los contratos con las mujeres tailandesas son legales y ninguna fue forzada a tener un hijo de este ciudadano nipón; no obstante, las autoridades efectuarán análisis de ADN para confirmar la paternidad de los niños, quienes han sidos trasladados a una residencia social del Estado, además de investigar si este negocio de “vientres de alquiler” forma parte de una red de tráfico de personas.

Una de las madres contratadas reveló que le ofrecieron un poco de más de nueve mil dólares por dar a luz a un bebé y la oferta sería de 12 mil dólares si eran gemelos. Añadió que una amiga, que lo intentó pero no quedó embarazada con la inseminación “in vitro”, le introdujo en el negocio.

Este caso se suma a la polémica generada luego de que un matrimonio australiano contratara a una madre tailandesa para tener un hijo, y tras dar a luz gemelos, se llevaron a una niña y dejaron al niño por padecer Síndrome de Down.