Seleccionar página

Los trabajos de la LXII Legislatura no terminan con las leyes energéticas ni con las reformas en telecomunicaciones o político-electoral, pues hay muchos temas pendientes por delante, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín.

jose_gonzalez_morfin1

En rueda de prensa, el legislador panista, quien a finales de mes dejará la presidencia de la Mesa Directiva, señaló que aún queda un año legislativo y hay varios temas aplazados, no sólo los más obligados como la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos que llegan el 9 de septiembre.

Al respecto, mencionó que entre los pendientes está la minuta para los temas de lucha contra la corrupción, aprobada en el Senado y relacionada con algunas decisiones tomadas desde el inicio de la Legislatura y que no han sido cumplidas.

En su opinión, se podrían dar a la tarea de trabajar para “mejorar nuestra Ley Orgánica y nuestro Reglamento. Todos hemos detectado y visto que hay problemas que se nos presentan por la normatividad interna que tenemos”.

Mencionó que hay muchos temas de transparencia que se deben atender, por lo que es obvio que el trabajo no acabó con la aprobación de las llamadas reformas estructurales en materias laboral, financiera, educativa, política, de telecomunicaciones y energética.

“Por ello, es claro que el trabajo no se acaba, y desde la primera sesión de septiembre habrá dictámenes a discusión; ya los hay en este momento en la Mesa Directiva y hay que irlos programando en las primeras sesiones, y estoy seguro de que las comisiones van a seguir trabajando”, expuso.

Al hacer un balance del cuarto periodo extraordinario de sesiones que aún no cierra en San Lázaro, consideró que ha sido positivo en cuanto a que se cumplió con una responsabilidad constitucional que se tenía y que era darle al país las leyes secundarias de materia energética.

El legislador del Partido Acción Nacional (PAN) manifestó que una vez que fueron aprobadas las leyes secundarias en esas materias, aún no se empiezan a ver resultados, pues no hay más empleo y el magisterio disidente “sigue haciendo de las suyas”.

Por ello, una vez que el Legislativo aprobó las reformas constitucionales y las leyes secundarias, la puesta en práctica de éstas se encuentra en manos del Ejecutivo, “aunque hay que estar conscientes de que tampoco los resultados se van a ver de la noche a la mañana”, aclaró.

(ntx)