Seleccionar página

Sin duda, la Plaza de Santa Catarina es un lugar ideal para sentarse, tomar un respiro, disfrutar del paisaje y tranquilidad del barrio que lleva el mismo nombre, así como caminar a lo largo de las calles que conectan a este lugar con el centro de Coyoacán.

Mexico City - Coyoacan - Plaza Santa Catarina

Anteriormente, donde se encuentra esta plaza, hubo un antiguo asentamiento prehispánico llamado “Omac”, que significa “entre dos aguas”. Después de la Conquista, Hernán Cortes otorgó a los franciscanos una generosa porción de terreno para construir una iglesia y un claustro, la hoy Iglesia de San Juan Bautista de Coyoacán, pero los frailes comenzaron a edificar iglesias a la redonda con el fin de evangelizar; de esta forma se construyeron otros templos en el Cuadrante de San Francisco, San Lucas, Churubusco y, por supuesto, Santa Catarina.

En un principio, se levantó una capilla abierta hacia el siglo XVI, y aproximadamente en 1650 se construyó el templo actual, en el que se aprovechó la estructura ya existente.

Esta construcción tiene una sola nave de cañón corrido y se divide en cuatro cuerpos. El exterior que da sobre la plaza se extiende de forma lateral, pues este espacio fue el que originalmente ocupó la capilla abierta. En la fachada, todavía se pueden apreciar los elementos originales de la capilla abierta; se trata de los arcos laterales que flanquean la entrada principal y que fueron cerrados con vidrio y cancelería.

La puerta cuenta con un arco poligonal, bellamente decorado con motivos florales. Sobre de ella, la ventana del coro tiene un emplomado que representa a Santa Catarina de Siena. La torre solitaria de este templo fue construida en un periodo más tardío y cuenta con una base cuadrada.

En el interior de esta iglesia hay varias pinturas murales al fresco, de las cuales se desconoce fecha de creación y quién las realizó.

En el caso de la plaza de Santa Catarina, ésta cuenta con piso empedrado; además de sus frondosos árboles, conserva su quietud original y aire romántico de épocas pasadas, aportado sin duda por el aspecto de las casas construidas a su alrededor. Los arriates de piedra con asientos de tabique, instalados en varios de sus árboles, inspiran largas conversaciones en pareja, con familiares o amigos, o la lectura de un buen libro.

plaza santa catarina2

El costado norte de la plaza lo cierra un gran muro de piedra, y cerca de él se ubica el busto en bronce de Francisco Sosa, notable poeta, periodista e historiador quien habitó y murió en Coyoacán. En el límite sur se localiza la Casa de Cultura de Coyoacán Jesús Reyes Heroles, establecida desde 1985 en una amplia casona edificada en el siglo XIX.

Por muchos años en esta plaza que rodea la Capilla de Santa Catarina, existió un mercado, y próxima a ella, la Real Fábrica de Tabacos. Además, en los extremos, todavía existen el merendero “Las Lupitas” y el “Mesón Antigua Santa Catarina”, lugares de antaño que han logrado consolidarse en el lugar para degustar alguna vianda.

A mediados del siglo XX, la plaza y su capilla fueron declaradas como monumento nacional el 16 de agosto de 1932. Durante la Guerra Cristera, los frailes franciscanos entregaron los documentos a una mujer que asumió el cargo de dueña y propietaria de la Iglesia; desde 1936 hasta 1945 la capilla permaneció cerrada. Posteriormente, fue reabierta y restaurada.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77