Seleccionar página

Lee Sung-han, jefe de la Policía surcoreana, renunció por no haber podido capturar al dueño de la naviera propietaria del buque Sewol, ya que fue encontrado muerto. 

HundimientoFerry

El jefe de la Policía surcoreana, Lee Sung-han, renunció el día de hoy por problemas en la investigación sobre el hundimiento del ferry Sewol y, en específico, por no haber podido capturar al dueño de la naviera propietaria del buque ya que fue encontrado muerto después de más de un mes de búsqueda.

El comisario general de la Agencia Nacional de la Policía surcoreana presentó su renuncia horas después de que la presidente surcoreana, Park Geun-hye, criticara la actuación tanto de las fuerzas del orden como de la justicia del país por su nula operación a la hora de encontrar al fugitivo.

Algunas fuentes apuntan a que existían pruebas sobre la identidad del cuerpo desde el mismo día en que fue encontrado, pero las autoridades no confirmaron que se trataba de Yoo hasta el 22 de julio, cuando se presentaron los resultados de las pruebas de ADN.

El avanzado estado de descomposición del sujeto impidió que los forenses determinaran la causa de la muerte del empresario, que desde mayo era buscado en Corea del Sur donde se ofrecía una recompensa de casi 500 mil dólares.

Lee ofreció disculpas por su retraso en la investigación y por no haber sido lo suficientemente capaz de capturar al fugitivo y pidió a la sociedad que pese a todo siga confiando en la policía. Lee llevaba más de 30 años en el departamento de investigación de la NPA y asumió la máxima responsabilidad en 2013.

El hundimiento del Sewol dejó 304 muertos, la mayoría jóvenes estudiantes de 16 y 17 años, y todavía quedan 10 cadáveres por recuperar del ferry que sigue sumergido.