Seleccionar página

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal, con efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional, detuvieron a José Iván Chao Llanes, presunto jefe del cártel del Golfo, en la Ciudad de México, lugar donde se encontraba vacacionando, informó Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República.

Chao Llanes

Chao Llanes, de 42 años, es integrante del primer nivel del grupo delictivo predominante en el estado de Tamaulipas, encargado de la plaza de Tampico, dedicado al robo de combustible, cobro de piso, extorsión, tráfico de narcóticos e indocumentados.

José Iván Chao Llanes llegó a controlar la plaza de Tampico a partir de la detención de Javier Garza Medrano, y al igual que éste, a Chao Llanes se le encontró una credencial de Pemex con un nombre falso, situación que se está investigando para determinar si es original o apócrifa.

En el momento de su detención portaba una granada de fragmentación de uso exclusivo de la Fuerzas Armadas, se le considera uno de los principales generadores de violencia en el estado de Tamaulipas, ya que mantenía una disputa con el resto de las células del grupo para obtener el liderazgo en la región.

Contaba con una averiguación previa en el estado de Tamaulipas por el delito de posesión de armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas desde el 2011.

Según explicó el funcionario federal, el criminal pudo ser detenido en mayo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pero tres elementos de la PGR lo dejaron en libertad a cambio de un soborno de 5 millones de pesos.

A partir de ese momento, los agentes Isidro Martínez Encina, Manuel Sagahon Dávila y Jaime Bautista Olea fueron separados de sus funciones y concentrados en oficinas centrales para su investigación.

A partir de labores de inteligencia, fuerzas federales ubicaron a Chao Llanes en un hotel de la colonia Héroes de Padierna, de la delegación Tlalpan, donde fue capturado la mañana del 1 de agosto, sin que se realizara un disparo.

El líder del cártel del Golfo fue puesto a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada (SEIDO), y en las próximas horas será consignado ante un Juzgado Federal e internado en un Centro Federal de Readaptación Social para seguir su proceso por los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo y lo que resulte.