Seleccionar página

Los integrantes del grupo de rock La Gusana Ciega señalaron que se encuentran abiertos a probar nuevas cosas, como aprovechar la tecnología para crear una aplicación que permita la interacción entre ellos y sus fans.

Gusana Ciega

Cuando la banda lanzó “Conejo en el sombrero”, Germán Arroyo, baterista de la banda, desarrolló una aplicación en la cual sus fans tenían la oportunidad de platicar con ellos a través de un chat y conocer parte de su historia y discografía.

A tres años de esa salida, Arroyo no descarta ponerla de nueva cuenta en funcionamiento, actualizarla y mostrar el nuevo arte que contendrá “Monarca”, su más reciente álbum que en breve saldrá al mercado.

La banda surge de los vestigios del new wave a finales de los ochentas, como un trío de adolescentes en busca de un sonido personal. Se mantienen en la oscuridad explorando y puliendo lo que sería su primer disco y con el que se darían a conocer: Merlina (1996). En un tiempo, decidieron separarse y seguir con proyectos individuales, hasta su reencuentro.

“Vamos a revivir la aplicación que quedó sin actualizar, la retomaremos para este disco, lo que nos gusta es que estamos abiertos a probar nuevas cosas, no nos vamos a encerrar en lo que ya existe, y hemos inventado cosas no necesariamente de la tecnología, pero que sí es innovar”, explicó.

“Por ejemplo, en el disco pasado teníamos una idea de que queríamos salir a tocar a la calle y vender el disco de mano a mano y entonces redondeamos más la idea y después hicimos una gira llamada “Ensayos urbanos”, eso es innovar, no es tecnología pero es nuevo, que no a todas la bandas se les ocurre hacerlo”, indicó el baterista durante una charla con los medios para presentar el disco.

Además de esta aplicación, La Gusana Ciega ha incursionado en otras ramas, como la creación del “soundtrack” del videojuego de “El Chavo”, basado en la afamada serie protagonizada por Roberto Gómez Bolaños.