Seleccionar página

¿Te aburren infinitamente las largas horas corriendo en la caminadora y mirando a la pared de enfrente? Si lo que buscas es una clase de entrenamiento cardiovascular dónde llegar al límite de tus posibilidades y descargar adrenalina después de un duro día de trabajo y estudio, el Body Combat no te defraudará.

bodycombat

El Body Combat es una modalidad de Fitness creada en un gimnasio de Nueva Zelanda. Desde allí se ha extendido por los gimnasios de todo el mundo, y al día de hoy, es de las clases más atractivas y demandadas.

No se trata de un arte marcial ni de defensa personal; el Body Combat es mucho más. En este deporte, se combinan patadas y puñetazos, lanzados al aire, extraídos de otras disciplinas como el full contact, karate, twaekondo o kick boxing.

Las primeras veces que practiques Body Combat te sentirás algo perdida, como que tus movimientos van un golpe por detrás del monitor, pero a medida que vayas avanzando sentirás seguridad en ti misma y la sensación de tener mucho poder.

Seguir la coreografía, te hará desarrollar un gran estado de concentración y durante la clase trabajarás fuerza, resistencia y flexibilidad, y moverás todos tus músculos, especialmente los de piernas, brazos, hombros y abdominales. La pérdida de peso está garantizada en pocas semanas. Lo recomendable es practicarlo tres veces por semana.

Cada clase está compuesta de ocho a nueve combates, cada uno con un track de música, donde la estructura es calentamiento, trabajo intenso y estiramiento-recuperación.

Es un deporte que se puede realizar a cualquier edad, pero debes tener cuidado si sufres problemas de rodilla; si te resulta demasiado duro, puedes bajar el número de repeticiones de cada ejercicio hasta que te encuentres cómoda.

Es muy importante que lleves una botella de agua y bebas constantemente durante la sesión, pues necesitarás reponer líquidos, ya que es una disciplina que hace sudar, lo que también te ayuda a eliminar toxinas y a mejorar el aspecto de la piel.