Seleccionar página

Cuando se trata de una dieta, el pastel de chocolate parece sin duda un enemigo. No obstante, incluir pastel o galletas como parte de un desayuno balanceado serviría para bajar de peso y mantener la pérdida por más tiempo, según un estudio reciente de la Universidad de Tel Aviv.

pastel-de-chocolate

Según la investigación, al parecer la mañana es el mejor momento para consumir un pastel de chocolate, pues es cuando el metabolismo del cuerpo está más activo y queda el resto del día por delante para consumir la energía acumulada.

Además, comer galletas o chocolate como parte de un desayuno que incluya proteínas y carbohidratos también ayuda a frenar el deseo de comer dulces después.

El estudio se realizó en 193 adultos obesos no diabéticos, divididos en dos grupos. Uno consumió una dieta baja en carbohidratos que incluía un desayuno de 300 calorías, mientras que el otro se alimentó con uno de 600 calorías, el cual incluía un pastel de chocolate.

En la 32 semana del estudio, ambos grupos habían perdido un promedio de 15 kilos por persona, pero en la segunda mitad del experimento, el grupo bajo en carbohidratos recuperó un promedio de 10 kilo por persona, mientras que los que comieron dulces solo 6.9 kilos cada uno. Al final, los que habían consumido un desayuno de 600 calorías habían perdido un promedio de 18 kilos más por persona que sus compañeros.

Aunque ambos grupos consumieron las mismas calorías totales diarias, los participantes en el grupo de la dieta baja en carbohidratos tenían menos satisfacción. Debido a esto, sus antojos de azúcares y carbohidratos fueron más intensos y finalmente rompieron la dieta.

Según los resultados, intentar evitar los dulces puede crear una adicción psicológica a esas comidas a largo plazo. Esto muestra que una dieta debe ser realista para ser adaptada a un nuevo estilo de vida. Desviar los antojos es mejor que evitarlos para la pérdida de peso.