Seleccionar página

¿Te ha pasado? Segundos después de conocer a alguien, te das cuenta que no recuerdas ni su nombre ni apellido y aún así debes mantener conversación, sintiéndote incómodo por no saber cómo llamarlo, mientras tu cerebro busca a toda velocidad una pista para dar con la información que necesitas.

dar-manos

En esos momentos, estos útiles tips pueden ayudarte a salir del apuro con éxito:

– Pide a la persona que coloque su número de teléfono en tu dispositivo. Es la mejor manera de obtener su nombre sin tener que preguntarlo, pues usualmente escribirá en el aparato tanto su número telefónico como su nombre completo.

– Pregunta por su e-mail. La mayoría de las personas utiliza su nombre y/o apellido para crearlo, así que existe una gran posibilidad de lograr obtener el nombre, además de quedar bien al mostrar interés en mantener el contacto y servir de tema de conversación, si por ejemplo, en los datos de la dirección, se menciona el lugar de trabajo.

– Espera a que termine la conversación y pregunta a un amigo. Es probable que alguna de las personas que conoces en la fiesta, junta o reunión, lo conozca.

– Pide su tarjeta de trabajo. Hazlo si la conversación es animada y hay predisposición de compartir. Es una excelente forma de no olvidar nunca más el nombre (y demás datos) de la persona.

– Pregunta si conoce el significado de su nombre (cuando no es común), de donde procede o si sabe porque sus padres decidieron llamarle así. Es un tema divertido de conversación, que siempre da pie al interlocutor a extenderse y aportar mucha información.

– Finaliza la conversación recordándole tu nombre. Una vez que estés acabando (y ninguna de las otras tácticas haya funcionado) puedes decir algo como: Fue un placer conocerte, yo soy … de … , ¿cuál era el tuyo?”

Recuerda que es mejor ser honesto y directo. En muchas ocasiones, es más sencillo pedir educadamente que por favor te recuerden el nombre que se te ha olvidado. Se agradecerá la honestidad y se entenderá la situación, pues lo más probable es que a esa persona también le haya pasado y pueda ponerse en tu lugar. Y en este caso, mientras más rápido se haga durante la conversación, mejor.