Seleccionar página

Ahora resulta que los desechos naturales de los seres humanos pueden llegar a ser usados como fuente de energía para los coches y el cuidado del medio ambiente. 

ORINAgas

Nuevas investigaciones a favor del medio ambiente y la búsqueda de alternativas de fuentes de energía naturales orillaron a los científicos a encontrar en la orina de los seres humanos y de los animales una nueva forma de combustible para el uso diario.

Los coches podrían moverse a través de la energía generada por los residuos que las personas desechan diariamente luego de una transformación química de dichos líquidos.

Científicos de la Universidad de Ohio, Estados Unidos, llevan años trabajando en el proyecto que cada vez tiene mayor fundamentos; la obtención de hidrógeno desde la orina humana y animal por medio de una técnica que sería ecológica y de bajo costo.

Este proceso químico consiste en la descomposición de la urea y el amoniaco, ambos se encuentran en la orina, para su transformación en hidrógeno a través de una cantidad de corriente eléctrica.

Otra posible aplicación para la orina es usarla como fertilizante de cultivos alimentarios, mezclando la orina con las cenizas de madera que son ricas en minerales.