Seleccionar página

Una pareja paseaba en bote en Terranova, Canadá, cuando un glaciar llamó su atención. Comenzaron a grabarlo, sin saber que instantes después se derrumbaría. Se alejaron rápidamente, para escapar de la ola que provocó este colapso.

iceberg

Hace unos años era muy extraño presenciar fenómenos como éste, pero el calentamiento global los ha hecho más frecuentes.

El deshielo y derretimiento de los glaciares y casquetes de hielo en el Ártico, la Antártida y Groenlandia están provocando un constante ascenso del nivel del mar. Por efecto del calentamiento global, la región del Ártico está siendo la más afectada y están desapareciendo los hielos de sus costas, amenazando la supervivencia de muchas especies de plantas, animales y los frágiles ecosistemas de los lagos de agua dulce cercanos a la costa.

Un destacado grupo de científicos afirma que se llegará a un deshielo total del Ártico durante el verano del año 2016 con un margen de error de 3 años, frente a otro grupo de científicos, más conservador, que muestra una fecha más alejada y que estaría sobre el año 2040.

Sea una fecha u otra, ambas están muy cercanas ya en el tiempo y la mayoría de investigadores se apoyan en el drástico deshielo sufrido en el año 2007, récord desde el comienzo de los registros satelitales.

La gravedad radica en las consecuencias del deshielo en el medio ambiente, aunque existen teorías sobre enormes intereses económicos y comerciales que impiden a los gobiernos e instituciones estatales tomar medidas para frenar el proceso.

Como la región ártica es una gran fuente de recursos naturales, el deshielo abriría codiciadas rutas marítimas de transporte de mercancías. Gobiernos de Rusia y Canadá, entre otros, están buscando las oportunidades para la explotación de estos minerales que se encuentran sepultados por las capas de hielo.