Seleccionar página

Xbox One será la primera consola fabricada en el extranjero que será lanzada en China, tras 14 años de prohibición de importación de los electrónicos.

xbox-one

Microsoft no ha tardado en aprovechar la decisión del gobierno chino de levantar su prohibición para vender consolas extranjeras. La compañía de Redmond ha anunciado una alianza con la empresa BesTV de Shanghái para lanzar la Xbox One en septiembre de este año. Será la primera consola no china que se venda (oficialmente) en el gigante asiático.

La prohibición llevaba en vigor desde el año 2000, cortando de raíz el mercado de videoconsolas en China y favoreciendo el auge exponencial de los juegos de PC, especialmente los online y móviles. Xbox One tendrá que cumplir una serie de requisitos para poder venderse legalmente en el mercado chino.

Los primeros requisitos afectan a la fabricación de la consola. Los fabricantes necesitarán un socio local (BesTV en el caso de Microsoft) y la producción deberá realizarse únicamente en la zona de libre comercio de Shanghái. En cuanto a los juegos, deben tener una versión en chino mandarín simplificado (nada de copiar y pegar las versiones de Hong-Kong y Taiwán), y deben pasar por el escrutinio del departamento de cultura correspondiente, que podrá rechazar los juegos si tienen contenidos que:

-Promuevan el juego y las apuestas.

-Violen la Constitución china.

-Amenacen la unidad nacional, la soberanía o la integridad territorial de China.

-Dañen la reputación, la seguridad o los intereses del país.

-Instiguen el odio racial o dañen tradiciones y culturas étnicas.

-Violen la política china sobre religión promoviendo cultos o supersticiones.

-Promuevan o inciten a la obscenidad, el uso de drogas, la violencia o las apuestas.

-Dañen la moral pública o las tradiciones y cultura chinas.

-Insulten, calumnien o violen los derechos de otros.

Y cualquier otro contenido que pueda violar la ley. Como se ve, es casi imposible que títulos como GTA V vayan a pasar el filtro chino.  En cualquier caso, es un primer paso para la apertura de China al mercado de videoconsolas.