Seleccionar página

Tras una revuelta de manifestantes promigrantes, el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes tuvo que posponer el inicio de su receso legislativo.

Deportations

A partir del día de hoy, se pospuso el receso legislativo para tratar de sobrellevar la amenaza de una fractura partidista y sacar adelante los fondos de emergencia por 659 millones de dólares para que el gobierno enfrente la crisis humanitaria provocada por los menores no acompañados que llegan a Estados Unidos huyendo de la violencia de sus países de origen.

El día de ayer, los líderes republicanos tuvieron que cancelar los planes de viaje de muchos de sus congresistas y dijeron que se quedarán en Washington hasta alcanzar un consenso que permita sacar adelante una iniciativa que ya se ha convertido en una intensa lucha partidista y en la mejor forma de recortar poderes a la Casa Blanca en el manejo de una crisis humanitaria en la frontera.

La decisión de aplazar el inicio del receso se dio por la falta de votos necesarios, por lo que se tuvo que cancelar la votación de la iniciativa impulsada por el líder de la mayoría republicana para recortar 659 millones de dólares los fondos de ayuda para enfrentar la crisis de la frontera.

La cancelación del debate y votación dejó en el limbo la petición de la Casa Blanca, que el pasado 8 de julio demandó fondos de emergencia por 3 mil 700 millones de dólares.

Si no se consiguen nuevos recursos, el Departamento de Seguridad Interna tendrá que realizar algo para cubrir el déficit que ha dejado esta crisis humanitaria en la Oficina de Inmigración y Aduanas y la Oficina de Protección Fronterizas.