Seleccionar página

Estamos enfermos y sentimos que no podemos más. Nos despertamos, pero los ojos se nos cierran. El cuerpo nos está pidiendo una sola cosa: la cama. Sin duda alguna, dormir cuando estamos enfermos es necesario.

mujer-gripe

Dormir es vital tanto para recuperarse de una enfermedad, como para prevenirlas. Una investigación de la Universidad de Pennsylvania demostró que dormir más luego de una infección causada por una bacteria mejora notablemente los síntomas.

Los resultados fueron realmente extraños, ya que la investigación se hizo sobre dos grupos: moscas que habían sido privadas del sueño y otras que no, previo a la infección. Sin embargo, eran las moscas privadas de sueño las que se recuperaban más rápido luego de haber dormido tras ser infectadas; una de las razones es porque, una vez enfermas, dormían más que las del otro grupo.

En un segundo experimento, buscaron a moscas de la fruta que durmieran más antes de ser infectadas, y pudieron ver así que estas sobrevivieron más tiempo tras la infección, y fueron capaces de eliminar rápidamente las bacterias de su cuerpo, por lo que el sueño sí tiene un factor importante en el sistema inmune.

Aumentar la cantidad de horas de sueño cuando estamos enfermos permite que aumenten los niveles del factor de transcripción NFkB. Aunque eso suene muy extraño, esto solo significa que el sistema inmunológico aumenta la resistencia a la infección.

Sin duda alguna, dormir es la mejor forma de recuperarse de una enfermedad. Es la mejor forma de estar sanos rápidamente, y preparados para hacer todo.