Seleccionar página

Mauricio Achar fue un impulsor de grandes empresas relacionadas con el texto impreso. Él creía que gran parte de los problemas de este país estaban asociados a la falta de lectura y educación. Por ello, puso en manos de los lectores los libros, que podían ser tomados directamente de los estantes y hojeados.

historia gadhi

Así fue como nació la Librería Gandhi en junio de 1971, que tuvo como primera ubicación un pequeño local que medía unos 150 metros cuadrados y estaba ubicado sobre la avenida Miguel Ángel de Quevedo, en la zona de Chimalistac.

Como emprendedor, Achar no quería que solo fuera una librería convencional, por lo que ideó que en el mismo sitio hubiera un café donde se pudieran hacer distintas actividades culturales como conferencias, presentaciones de libros, funciones de cine y teatro, y galería.

Poco a poco, los establecimientos a su alrededor fueron desplazados mientras que la librería crecía hasta ocupar los 600 metros cuadrados. Ahí, en ese espacio, se rompió un poco con el modelo de cómo debía ser una librería, pues si bien había estantes donde los libros podían ser tomados para leer las cuartas de forros, también había libros apilados a ras de suelo y podían abrirse para hojearse, o sobre mesas con las novedades, pero también con ejemplares de descuentos. Así, Gandhi se convirtió en punto de encuentro para escritores, editores, universitarios y jóvenes en general, que se expandió por toda la Ciudad de México con 13 tiendas y 16 en el interior de la República.

Pero la personalidad inquieta de Achar, lo hizo renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos que implicaba el siglo XXI. Uno de ellos fue la inclusión de los libros electrónicos, pues en su página web, estos pueden ser adquiridos por los lectores.

Tal como era su sueño, Mauricio Achar desarrolló en los últimos años de su vida el proyecto “Un metro de libros”, que comenzó como un programa piloto que se extendió en toda la red del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Con este proyecto de venta de libros, puso al alcance de los mexicanos los clásicos de la literatura, historia, colecciones de narrativa, cuento y ensayo, además de diversas publicaciones periódicas y especializadas en arte, a muy bajo costo.

Lo que comenzó como un programa piloto, se convirtió en pequeños estanquillos de Librerías Gandhi instalados en las estaciones del Metro, donde el público usuario puede encontrar una variedad de libros de diversos sellos editoriales, mexicanos y extranjeros, a precios que van desde cinco hasta cuarenta pesos.

Después de su muerte, su legado ha quedado para las generaciones y en ese ideal de llevar la lectura a todos, en 2011 Librerías Gandhi se integró a la tienda departamental Palacio de Hierro, donde pone a disposición de sus clientes su inventario.

Constantemente, brindan a la gente diferentes servicios y promociones que enriquecen su experiencia de compra, facilitando espacios de expresión, en donde se llevan a cabo diferentes eventos y actividades culturales.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77