Seleccionar página

Hace tiempo, el bloqueador solar no podía faltar en la maleta vacacional, especialmente en destinos de playa. Desafortunadamente, esa costumbre se ha convertido en un hábito del diario.  

radiacion

Especialistas recomiendan que desde el primer año de vida, los niños deben hacer uso del bloqueador solar con una protección mínima de 30.

Toda la familia deberá usarlo y se recomienda adquirirlo en farmacias y no en el ámbito cosmético, para tener mayor certeza de su contenido y propiedades.

La regla de oro es no exponer a los niños al sol y menos si se trata de lactantes, ni siquiera si se acude a centros vacacionales.

La radiación solar alcanza niveles más potentes entre las 10:00 y las 17:00 horas del día, incluso puede tener efectos mientras se realizan actividades al aire libre y hasta a bordo de un vehículo.

La piel de los niños es muy delicada y en ellos, una quemadura solar puede ser severa e incluso predisponer al desarrollo de cáncer cutáneo desde edades muy tempranas.

Por ello, el uso del bloqueador deberá ser un ritual a diario y para todos los integrantes de la familia. El daño solar es acumulativo, por lo que exponer la piel a las radiaciones en etapas muy tempranas puede desembocar en un envejecimiento prematuro.

El uso correcto del bloqueador consiste en aplicarlo como mínimo por la mañana y a medio día, incrementando esta práctica en caso de realizar actividades al aire libre.