Seleccionar página

Nos vamos a la playa a pasar unos días de descanso. Seguro que para tus vacaciones de Semana Santa habrás decidido que no hay nada mejor como escapar de la ciudad y acudir a buscar el respiro y el aliento de la brisa del mar. Si ha sido así, seguro que estarás pensando “¿y qué me llevo?”.

maleta vacaciones

Cuando nos vamos pocos días, queremos llevar muchas cosas, con el problema de que no cabe todo. La maleta perfecta para unos días en la playa no debe estar llena de “por si acaso me apetece ponérmelo”, sino de la ropa justa y medida.

Antes de que te plantes frente al armario para elegir todos tus bikinis y todos tus vestidos, aquí te dejamos unos consejos para llevar lo necesario en tu equipaje.

– La maleta: Lo ideal sería que llevaras una pequeña, pero como sabemos que no va a caber todo, mejor es llevar una mediana. No uses la más grande, irás cargada en exceso y si viajas en avión, corres el riesgo de que te cobren sobreequipaje. Recuerda que son sólo unos días y es imposible que lo uses todo.

– La ropa: Calcula cuántos días estarás fuera y en función de ello, elige la ropa. Por ejemplo, si vas tres noches, desde un jueves hasta un domingo, la maleta perfecta debe incluir dos bikinis, tres vestidos para salir por la noche y tres vestidos de playa. Ni más ni menos. Si te llevas uno más, ten por seguro que alguno se quedará guardado en la maleta.

– El calzado: Lo mejor será que elijas unas sandalias con algo de tacón para la noche que combinen con todos los vestidos. Para el día, unas chanclas para ir a la playa. A ello, debes sumar las sandalias o flats que lleves durante el viaje. Lo mejor será que uses las mismas en el viaje de ida y en el de vuelta para no cargar más.

– El bolso: Sólo lleva dos, el que uses para ir a la playa y el que te combine con toda la ropa de noche.

– El neceser: Aquí es donde más cosas habrás de meter. Lleva gel y shampoo para la ducha. Que no se te olviden tampoco los bronceadores y cremas solares, recuerda que la protección es fundamental. El “after-sun” también es necesario en estos casos; y si no tienes, al menos no olvides alguna crema hidratante que calme tu piel después de la sesión de sol.

– La toalla: Si vas a pasar tres días tumbada dándote baños de sol, te hará falta una toalla. Suele ser uno de los descuidos más comunes en escapadas de este tipo.

Con esto, tendrás la maleta perfecta con todo listo para marcharte y disfrutar de un merecido descanso.