Seleccionar página

El cumplir 30 años de vida parece ser un acontecimiento de un peso fuerte en la vida de los seres humanos. Este peso se siente tanto por la gente que nos rodea como por los sentimientos y pensamientos que salen de uno al decir “cumplo 30 años”.

hombres 30

Algunos hombres durante esta década, experimentan una crisis emocional. Lo cierto es que a esa edad, un hombre es económicamente independiente y lleva varios años tomando las decisiones importantes de su vida, así que por fin se siente adulto.

Por lo general, es el momento de prepararse para dar el siguiente paso. Es en esta época cuando sus amigos se casan y, como dicen los expertos, si los “colegas” están haciendo algo, lo más probable es que él también acabe haciéndolo.

Pero no sólo eso. Cuando está en el bar, mira a su alrededor y comprueba que él tiene 32 años y todos los demás 22, se le enciende una bombilla y piensa que ya tiene edad para otra cosa, y en caso de que no mencione el matrimonio, no es porque no quiera comprometerse, sino porque está muy a gusto consigo mismo y no tiene prisa.

En cualquier caso, a estas edades, los hombres suelen ser buenos compañeros, se conocen mejor a sí mismos y tienen la habilidad para anticiparse a lo que sienten y a las necesidades de una posible conquista.

Algunos comportamientos se extinguen con cada año cumplido, ya sea por lo riesgosos que son o porque, simplemente, la madurez los hace ver ridículos y vergonzosos. Hay muchos actos que la misma sociedad les “permite” realizar mientras están en sus “veintitantos”, pero la mayoría de ellos dejan de ser divertidos para comenzar a ser depresivos, garantizando un camino directo hacia una crisis de mediana edad.

Por otro lado, la aprobación general se torna inevitablemente hacia los logros: esperamos que las personas mejoren, evolucionen, alcancen metas importantes en la medida en que crecen, así que si tienen el mismo puesto de trabajo sin sentido desde hace cinco años y actúan igual como si estuvieran en la universidad, lo más seguro que no estarán impresionando a nadie.

En lo que respecta a buscar pareja, los hombres cuando entran en la tercera década de su vida buscan a alguien tan inteligente y atractiva como él y que tenga unos objetivos, valores e intereses parecidos. Según expertos, también añaden a su lista de deseos la carrera y el salario. Aunque la idea de establecerse con alguien de forma oficial le ronda por la cabeza, huirán de aquellas que le presionen, como la mujer cazamarido o la desesperada por el reloj biológico.

En lo que respecta al físico, se preocupan por su salud y su forma física, van al gimnasio, cuidan su imagen, intentan no fumar tanto y beber menos alcohol.

Pero los inconvenientes a los que se enfrentan son el estrés laboral y la presión de una relación seria que pueden pasarle factura.