Seleccionar página

Uno de los mejores secretos de belleza es dormir bien, ya que esas horas de descanso se convierten en las mejores aliadas de la piel.

cremas-para-la-cara

Cuando se descansa adecuadamente, por las mañanas el rostro luce mucho más hermoso y fresco; la razón es que durante la noche la piel se regenera, auto-nutre y repara.

Un ritual previo a acostarse debe ser el lavado del rostro con jabón neutro y la crema adecuada a nuestro tipo de piel pero que de preferencia deberá ser humectante.

La piel tiene la capacidad natural para repararse sola tras una agresión, pero conforme pasan los años, en un ambiente cargado de estrés oxidativo y noches más cortas, tiende a perder su firmeza y regeneración natural. La noche es un momento privilegiado para su reparación, por lo tanto también el momento adecuado para que ésta sea totalmente receptiva a los ingredientes activos de reparación.

Si cuentas con algunos minutos de más en tu día, te recomendamos unas mascarillas faciales así como rodajas de pepino para refrescar el contorno de ojos.

Existen en el mercado varias marcas de productos cosmetológicos, y si acudes a alguna tienda departamental, sus asesoras podrán indicarte el tratamiento más adecuado para ti. También hay farmacias dermatológicas en donde puedes encontrar los productos para el cuidado adecuado de tu piel, aunque ten en cuenta que la belleza implica inversión.

Si no deseas gastar mucho, puedes hacer uso del aceite de oliva.

Las primeras civilizaciones consideraron al olivo un árbol sagrado y lo cultivaron y respetaron a la vez que obtuvieron de él alimento y bálsamo de la esencia de su fruto. En todas las épocas, las creencias populares han dotado al aceite de oliva de propiedades curativas, reparadoras, antiinflamatorias por lo que ha sido históricamente usado como elemento para el aseo y la belleza personal.

En la antigüedad, el aceite de oliva fue usado para el aseo personal, cuando aún el jabón no existía. En la civilización Egipcia era usado como elemento básico entre las clases más altas como parte de perfumes, ungüentos y baños. En la antigua Grecia y Roma se frotaba con bálsamos de aceite de oliva a los atletas de los juegos olímpicos y luchadores para tonificar su musculatura y prepararla para la actividad física. En el imperio Romano se masajeaba a los luchadores, gladiadores y guerreros con aceite de oliva. Mientras que Galeno en el siglo II d.C. fabricó la primera crema hidratante con base de aceite de oliva, agua y cera de abejas.

Recuerda que aplicar lociones hidratantes en tu cara ayuda a mantener la humedad bloqueada dentro de tu rostro. La piel necesita humedad para aumentar la textura y el tono y crear una barrera protectora.