Seleccionar página

Ojalá los estilistas supieran el significado real de “solo la puntita”. A todas nos sucede que nuestro cabello necesita un despunte, o queremos un cambio pero sin que esto signifique sacrificar demasiado el largo y el estilista toma vuelo…

corte mal hecho

En cada peluquería o salón de belleza a diario, por lo menos, un cliente queda insatisfecho por como quedó el “copete” o por un “despunte” que se pasó de tijera. En realidad, son pocos o pocas los que reclaman, se van con su feo corte de cabello y además, pagan el mal trabajo.

Si has ido a la peluquería y te han hecho un corte de pelo que no te ha gustado nada, no te preocupes tanto, porque el pelo vuelve a crecer, pero mientras deberás saber cómo disimular ese mal corte. Primero, y antes que nada, debes tranquilizarte, e intenta buscar la manera de acomodar tu cabello sin necesidad de cortarlo más.

Si el problema es que te quedó muy corto, puedes usar la plancha para estirar tu cabello. De esta manera, parecerá más largo. Una opción también es usar extensiones de cabello que se enganchan con clip.

Si tu corte de pelo tiene muchas capas y además demasiado cortas, podrás disimularlo ondulando los extremos del pelo hacia arriba o hacia tu rostro. También puedes utilizar una diadema para camuflar las capas cortas o si lo ves mejor, hazte un recogido, sujetando las capas mal cortadas con pasadores y usando spray para dar volumen y no se mueva el pelo más de la cuenta.

¿Te cortaron el fleco tan corto que se levanta? Entonces no te quedará otra que utilizar accesorios para el pelo, por ejemplo pasadores decorados, turbantes o bonitas diademas. También, puedes secarte el fleco con un secador desde arriba y sostenerlo con la mano sobre la frente unos segundos para que quede en la posición deseada y ponerle spray para que no se mueva.

También puedes optar por esconder el peinado haciéndote moños, coletas, colas de caballo… ¡cualquier cosa que te hagas que disimule el desastre estará bien! Pero recuerda que hay un método natural y muy eficaz: dejar crecer de nuevo el cabello.