Seleccionar página

Una de las preocupaciones más grandes de los padres es que sus hijos vayan a la mejor escuela, para conseguirlo deben tomarse en cuenta varios factores: valorar la formación que se imparte en la escuela, que el niño se sienta motivado y gozoso de aprender, el prestigio de la institución educativa, la cercanía de casa o del trabajo, entre otras. La decisión no siempre es sencilla, aquí algunas recomendaciones.

ELECCIÓN escuela

Lo primero que los padres deben de estimar para la selección de la escuela en donde inscribirán a sus hijos es que la elección coincida con los ideales éticos de la familia, así como el nivel socioeconómico adecuado. Se deben considerar siempre las posibilidades reales, ya que algún desbalance en la entrada de ingresos en el hogar, no tendría que ser motivo para que los hijos abandonen la escuela.

Debe conocerse el sistema de enseñanza que impera en la escuela, las actividades que se realizan para que los estudiantes aprendan, los métodos pedagógicos que se estilan y lo que busca como misión en la formación de sus estudiantes.

Otros puntos que son muy importantes en la búsqueda de la escuela o colegio adecuado es que las instalaciones deben facilitar el aprendizaje. Es importante visitarlas antes de realizar la elección. De esta manera se conocerá si la escuela cuenta con el mobiliario adecuado, equipo de cómputo, salones audiovisuales, biblioteca, áreas para realizar deportes y espacios de esparcimiento, todo ello apoyará a una educación integral.

También es importante realizar una cita para conocer al cuerpo directivo y docente de la escuela, no importa que esta sea pública o privada, en ambas opciones, las autoridades escolares están a disposición de las personas, y dispuestas a resolver dudas.

Debe tomarse en cuenta el tiempo que se ocupará en llegar a la escuela, tanto al llevar a los niños como recogerlos, o bien, si el transporte escolar se hará cargo. Contemplar que el traslado incrementará el gasto. Así también, es necesario prever posibles contingencias que requirieran de la pronta presencia de los padres por los hijos.

Una de las mejores formas de saber si la escuela está funcionando adecuadamente es obtener información de padres que ya tengan hijos inscritos en ella, sus opiniones podrán sin duda dar un panorama claro de la institución educativa.

Anualmente los estudiantes presentan diferentes exámenes de calidad, este aprovechamiento representado por el resultado de las evaluaciones puede ser un indicador de la educación que se imparte en el plantel.

Una de las piezas más trascendentales, y que a veces se deja de lado, es observar la forma de ser de nuestros hijos, si se trata de niños o adolescentes introvertidos, sensibles, intrépidos, competitivos, si aprenden a ritmo más lento o necesitan apoyo especial; esto será un eje importante de cualquier elección.

Existen instituciones públicas y privadas para todos, de tiempo continuo, de horarios tradicionales, algunas otras ofrecen actividades o talleres vespertinos y asesorías académicas, en fin, es trabajo de los padres hacer una búsqueda pormenorizada de la mejor escuela, y estos consejos pueden ayudar a que la experiencia escolar sea la mejor.

(Fuente: Fundación UNAM)