Seleccionar página

Dice una frase que “de los cuernos y de la muerte nadie se salva”. Enfrentar una infidelidad resulta un proceso difícil que muchos no llegan a superar y queda como una herida que no cicatriza. 

infidelidad señales

Uno de los signos que nos pueden llevar a pensar que nuestra pareja nos es infiel son los cambios notables en las actividades cotidianas; un cambio de actitud, un comportamiento diferente que aunque trate de disimular, lo podemos identificar porque conocemos a nuestra pareja. Esto nos puede llevar a la terrible sospecha de que existe otra persona en su vida afectiva. Si a lo anterior le sumamos que la relación no anda bien, se encuentra debilitada o es muy problemática, entonces con más razón podemos creer en la existencia de una infidelidad.

A las mujeres, por lo general, no les cuesta mucho trabajo detectar pistas que van dejando los infieles y los hombres son un poco descuidados en esta parte. En caso contrario, las mujeres ponen más empeño en la creación de sus excusas para no ser descubiertas. En el fondo, ambos géneros quieren que se les descubra por tres razones: porque disimular la historia cuesta mucho trabajo, porque el secreto les pesa en la conciencia y porque quisieran saber si los perdonarías. Así que las señales de alerta suelen ser muy evidentes.

Según los especialistas, las personas que están viviendo una infidelidad se cuidan más que antes, hacen deporte, o pueden cambiar de estilo de vestir. Estas pueden ser algunas de las claves para averiguar si le interesa otra persona.

Pero no sólo eso, de un momento a otro, se empiezan a interesar por otro tipo de cosas que anteriormente no llamaban su atención, hablan de temas que nunca habían tocado o extrañamente comienzan a platicar sobre una amistad que “tenían años de no verla” y ahora son inseparables. Esto puede ser señal de que algo no va bien.

Otra herramienta favorita de los infieles es el teléfono celular, ya que facilita el contacto con la otra persona. Por lo general, este sencillo aparato puede dar algunas pistas sobre si la persona está cometiendo una infidelidad, pues cuando suena éste puede que tenga un breve sobresalto y se aleje de donde se encuentran para poder hablar. Incluso, hay quienes se meten al sanitario para poder atender las llamadas. El punto está en que están atentos de que su móvil no esté al alcance de cualquier persona.

Otra señal que nos puede dar idea de la infidelidad son los viajes. Curiosamente, de haber tenido una agenda relajada de trabajo, a últimas fechas se ha acumulado mucho carga laboral que le demanda tiempo extra en la oficina, además de tener que salir de viaje. Si la pareja viaja de forma continua cuando antes no lo hacía, se puede sospechar.

Finalmente, la señal que puede pasar inadvertida pero que también es clave es el interés sexual, pues el infiel puede presentar dos actitudes ante la acción de intimar: o de plano, pone excusas para evitar tener contacto con la pareja, o lo contrario, le dan ataques de pasión para evitar levantar sospecha.

La relación de pareja va mucho más allá de una convivencia. Simplemente, el acto de intimidad con el otro abre las puertas a una serie de gestos, miradas, aromas, intimidades que solo se conocen entre dos. Cualquier mínima variación en esto delata un cambio, un proceso que es fácil de sentir y difícil de definir.