Seleccionar página

Uno de los principales activos de cualquier empresa son sus empleados. Si estos se encuentran contentos, serán más productivos, de la misma forma que si están descontentos no trabajarán igual. Es importante analizar qué situaciones entorpecen este buen funcionamiento, de forma que las podamos mejorar.

mejorando relaciones trabajo

1.- Tratar a las personas de forma cortés, con consideración y honestidad. Independientemente de la jerarquía del puesto, las relaciones deben darse con igualdad. Esto hará que los empleados se sientan cómodos como personas, al margen de su relación de trabajo.

2.- Aceptar las circunstancias. Los entornos de trabajo rara vez son todo lo que un empleado quiere que sean; sin embargo, eso no quiere decir que no se esté abierto para escuchar las quejas y propuestas del personal. Como trabajador, se debe mantener una actitud positiva y dirigir los sentimientos negativos hacia un cambio positivo.

3.- Demostrar que se valoran las ideas de otras personas. Hay que saber que los compañeros de trabajo puede que compartan los puntos de vista, pero también, puede haber diferencias, por lo tanto, hay que buscar los puntos donde se coincide, una vez que se han escuchado todo lo que se tengan que decir sin interrupciones. Esto nos ayudará a crear un ambiente donde todo el mundo tiene una voz, sin importar quién es el jefe.

4.- Dar retroalimentación positiva: Hay una tendencia a discutir sobre el rendimiento cuando hay un problema. Lo mejor es hablar del rendimiento cuando el empleado logra algo para la empresa o hace un trabajo particularmente bueno. Ofrecer algunos elogios puede hacer que un empleado se sienta apreciado.

5.- Ser incluyente. Animar a todos los interesados a unirse a la toma de decisiones del equipo de trabajo es un buen inicio.

6.- Mantener la calma durante los conflictos. Hay que pensar las palabras antes de hablar para evitar soltar palabras de tipo insultante o que se puedan malinterpretar. Lo mejor es plantear argumentos que sean constructivos que se centran en el problema, pero sin llegar a los ataques personales.