Seleccionar página

Ese viejo cliché de un hombre dando vueltas en la sala de espera de una maternidad y la enfermera que le da la noticia de si fue niño o niña, no ha pasado de moda aún con las modernas técnicas que ya muestran el sexo del bebé con anticipación.

papa en el embarazo

Hasta hace unas pocas décadas, el embarazo, al igual que el parto y la crianza, había sido una tarea asumida en exclusiva por las mujeres. Hay motivos evidentes por las cuales ellas se hicieron cargo del rol protagonista, por lo que no había razones tan obvias para que el padre asumiera un papel más activo durante todo el proceso.

Sin embargo, el paulatino ingreso de la mujer en el mundo laboral, empujó a muchos hombres a incorporarse al mundo del embarazo, el parto y la crianza de los hijos. Hoy en día es normal que los padres expresen sus deseos de participar de manera activa en el proceso. Vivimos una revolución, porque históricamente la llegada de un bebé siempre había sido un asunto exclusivo de la mujer.

Estudios muestran que en la actualidad hay un interés mucho mayor por parte de los padres en acompañar toda la gestación y estar presentes en el parto, lo que trae muchos beneficios psicológicos y físicos. Recibir la noticia del embarazo en pareja y que vayan los dos a la consulta del médico es fundamental.

La importancia que tienen estos momentos para el hombre tiene que ver con la posibilidad de conectarse con el niño. Mientras que la madre siente al pequeño creciendo dentro de sí y nota la transformación de su propio cuerpo, el padre necesita vivir el desarrollo de su futuro hijo a través de los equipos de los médicos para tener sus primeros encuentros con él.

Hay otras alternativas para que el padre se comunique con su futuro bebé durante el embarazo. La más típica es hablarle. El niño escucha a partir del quinto mes de gestación, por lo que, a partir de ese momento, ya tiene la posibilidad de recibir y comenzar a registrar la voz de su papá. Otra opción es ponerle música: el padre puede elegir una o dos canciones, sus preferidas.

Dar la bienvenida al bebé y preparar la casa para la llegada del nuevo miembro de la familia son otras formas relevantes de que el padre intervenga en el embarazo. Preparar la habitación, elegir el carrito y participar en los cursos y preparaciones de preparto son formas de vivir de forma activa la gestación.

Todo esto acompañado, desde luego, de la compañía y el apoyo constante a la madre. Este soporte emocional da bienestar a la mujer y se transmite, además, de manera natural al niño que crece en su vientre.

Más allá de todas estas formas de encuentro entre los hombres y sus bebés durante la gestación, el embarazo es el momento más difícil para los papás. Por mucho que se pueda fomentar la relación prenatal entre padre y bebé, el hombre no deja de quedarse como espectador, aunque puede elegir ser un acompañante atento, implicado y partícipe del proceso de gestación.

Esto explica que la comunicación adquiera una importancia vital para la pareja. Durante el embarazo, muchas mujeres suelen quejarse de la actitud de sus parejas “él no siente tal o cual cosa”, “no se alegra tanto como yo” o “no me entiende”, y es así por razones biológicas. Por lo tanto, es fundamental reforzar el diálogo, que ella exprese todas sus sensaciones y sus necesidades.

Los padres de hoy desean participar del embarazo y, cuando pueden hacerlo, asumen un necesario rol activo que, además, les hace sentir bien.