Seleccionar página

El hígado es el laboratorio del cuerpo: realiza más de cinco mil funciones que permiten tener una vida plena, entre ellas la regulación primaria del metabolismo energético, la síntesis de proteínas y enzimas y la eliminación de sustancias.

higado animacion

La cirrosis hepática es ya la sexta causa de mortalidad en México, pues al año ocurren más de 28 mil decesos; además, un millón de mexicanos podrían ser portadores del virus de hepatitis sin saberlo, lo cual les impide tomar medidas de prevención, detección y atención.

La importancia de la detección temprana es clave, ya que permite obtener mejores resultados en los tratamientos y abaratar sus costos.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica progresiva y representa la etapa final de diversos males de origen diverso que causan una alteración de la arquitectura del hígado por inflamación, muerte celular, fibrosis y formación de nódulos, con lo cual se afectan las funciones metabólicas de este órgano y en su circulación sanguínea.

Entre las principales causas de este mal están el consumo excesivo de alcohol y la infección crónica por los virus B y C. Se calcula que en el país, 3.5 por ciento de la población adulta masculina y 1.5 por ciento de la femenina bebe alcohol de forma excesiva.

La biopsia de hígado es el método utilizado para detectar anomalías que, además de generar molestias, su costo oscila entre los cinco mil y siete mil pesos.

A escala global, las enfermedades hepáticas son la quinta causa de muerte y más de la mitad pudieron haber sido prevenidas de haber sido detectadas en las primeras etapas.

El tratamiento es, ante todo, sintomático: prescripción de diuréticos, punciones de ascitis, prevención de la ruptura de las várices, etc.

Conviene una hospitalización en cuanto se descubren los primeros síntomas, en un esfuerzo de vigilancia y descarte de cáncer de hígado. En todos los casos, la prohibición de beber alcohol es imperativa. Si se duda de la capacidad personal para dejar de beber alcohol, conviene acudir al médico para que indique la mejor manera de abandonar la ingesta.

Sin duda alguna, la cirrosis es una enfermedad que no se puede curar pero sí tratar para evitar que avance. Lo ideal siempre es mantener una vida saludable para evitar problemas de salud graves.