Seleccionar página

Sin duda, uno de los rostros más conocidos a nivel mundial es el de los productos alimenticios para niños “Gerber”.

La imagen pertenece a Ann Turner Cook, una viuda con cuatro hijos, ocho nietos y tres bisnietos; y que acaba de cumplir recientemente 87 años.

La pequeña bebé de grandes ojos es ahora una maestra de inglés jubilada y autora de la serie de libros de misterio sobre el personaje Brandy O’Bannon, con cuatro publicaciones.

La imagen de Ann Turner Cook fue elegida en 1928, cuando Dorothy Hope Smith, una vecina de la familia de Cook, participó en un concurso lanzado por Gerber. Su dibujo en carboncillo con la bebé de cuatro meses de edad fue seleccionado por la empresa compitiendo con elaboradas pinturas al óleo, pero los jueces simplemente se enamoraron de la cara de la pequeña niña.

Fue en 1931 cuando el rostro de Cook apareció por primera vez en los envases de Gerber, año en que la compañía lanzó oficialmente su marca.

Ann Turner Cook considera que el hecho de que miles de familias identifiquen la icónica figura, que ilustra la línea de productos alimenticios para bebés, es simplemente porque les recuerda a sus propios hijos. “Todo mundo dice mi hijo o mi nieto se parece al bebé Gerber, sin importar de qué origen étnico sean”.

En 2012, Cook fue parte del jurado que eligió a otro nuevo bebé Gerber que aparecería en una serie de comerciales en 2013, sin embargo, la cara de Cook sigue siendo el logo de la marca.