Seleccionar página

La frase completa viene a ser “Hablando del Rey de Roma, por la puerta asoma” y se utiliza cuando en una conversación se alude a una persona ausente y justo en ese momento hace acto de presencia.

reyes de roma

Hoy es internacionalmente usada, aunque con algunas variantes en su protagonista, pues en algunos países se llega a decir “el diablo” o “el burro” a la persona que llegó.

En un principio, la expresión se formó con el término “ruin” para designar a las personas de mal comportamiento que solían aparecer cuando menos se les esperaba, normalmente de forma silenciosa para sorprender a los demás. Con el paso del tiempo, el léxico popular modificaría la frase, sustituyendo “ruin” por “rey”.

Incluso, hay algunos documentos que señalan que ese “ruin” al que señala el dicho no era otro que el mismísimo Papa de Roma. Esto se habría originado en el siglo XIV, durante el Papado de Aviñón, que se dio entre 1309 y 1377, y en el que para referirse al Pontífice, se comenzó a utilizar la palabra “ruin”, pues lo consideraban el mismísimo diablo.

Con el transcurrir del tiempo y el uso popular, se terminó haciendo la rima añadiéndole el famoso “por la puerta asoma”.