Seleccionar página

Muchas veces sucede que formas parte de un grupo de amigos y muy posiblemente seas la única que todavía no ha tenido hijos.

test-embarazo

Es muy probable que esta situación te lleve a preguntarte si quieres ser madre. Quizá lo hayas pospuesto para terminar tus estudios, viajar por el mundo, fortalecer la relación de pareja, o a lo mejor es algo que no está en tus planes cercanos ni futuros.

Puede que la edad y las presiones de familiares y amigos con su clásica pregunta “¿Y tú, para cuándo?”, te hagan pensar en si quieres ser madre. Traer un hijo al mundo, criarlo y educarlo hasta que pueda valerse por sí mismo, es una gran responsabilidad.

Hay varios aspectos de tu vida que cambiarán con la llegada de un hijo, por eso es muy importante que reflexiones sobre qué quieres hacer tú.

La llegada de un hijo cambiará la relación de pareja, teniendo que adaptarse ambos a nuevas rutinas, horarios, responsabilidades en la casa e, incluso, conocerán nuevas facetas de sus personalidades en su rol como padres.

Tienes que saber que muchas cosas quedarán atrás para dar paso a una nueva etapa, como por ejemplo las noches largas de sueño, en su lugar llegará el cansancio y se quedará con ustedes durante los primeros años del bebé.

El nuevo integrante de la familia puede poner a prueba la relación de pareja si, antes de su llegada, no se consideran los cambios y responsabilidades que conlleva un bebé. Por eso, es muy importante imaginar juntos el nuevo escenario familiar y conversar acerca de cómo resolverán las diferentes situaciones. El saber qué piensa el otro ayudará mucho a la hora de tomar la decisión de traer al mundo un hijo juntos.

embarazo deci

Probablemente, en lo que a temas económicos se refiere, a ti y a tu pareja les gustaría traer un hijo al mundo cuando se encuentren en una mejor situación financiera y laboral, pero la realidad es que quizá su “ideal” de estabilidad económica nunca llegue porque siempre estarán aspirando a más, y por ende, se les pasarán los años para tener un bebé y éste nunca llegará.

Es cierto que criar, educar y mantener a un bebé cuesta dinero, pero si sienten que como pareja desean tener un bebé ahora, analicen su situación económica y laboral para ver qué tan imposible es hacerlo. Tal vez descubran juntos que las trabas que ustedes creían tener, no sean tales.

Otro aspecto que debes pensar es si quieres tener descendencia con la pareja que tienes actualmente. Un hijo te unirá para toda la vida con esa persona y es por eso que debes estar bien segura de querer hacerlo.

Es muy importante que de forma individual, cada uno de ustedes analice sus sentimientos hacia el otro y puedan estar seguros del amor que se tienen, y así darse cuenta de si el deseo de tener un hijo no se trata en realidad de la necesidad de un cambio urgente para revivir la relación.

La edad de cada uno de los futuros progenitores también se debe tener en cuenta al momento de tener un hijo, pues cada persona tiene su momento personal para ser madre o padre.

Tener un hijo con menos de veinte años no es lo más recomendable, puesto que la madurez mental no es la adecuada y suelen ser los abuelos quienes asumen las responsabilidades que deberían asumir los padres.

Sin embargo, si ya tienes 30 o más años y las presiones familiares comienzan a llegar, no deberías sentirte agobiada ni mucho menos obligada a tomar la decisión porque sea lo que el resto espera. La decisión de tener un hijo debe ser de la pareja, sin estar condicionada por el entorno.

El planificar tener un hijo es una de las decisiones más importantes que un hombre y una mujer pueden tomar pues conlleva muchas responsabilidades y cambios importantes. Si te ha entrado la duda de tener un hijo o no, no te apresures; reflexiona junto con tu pareja, analicen las posibles circunstancias y lleguen a una decisión en conjunto y seguros cada uno del paso que están dando.