Seleccionar página

Son todo un ícono en la cultura mexicana. Alegres, albureros y todos unos galanes. “Masters” en el arte de los piropos y los silbidos. Hablan “al chile” y pasan el día entre risas, mezcla y música. Los albañiles son esos héroes que tienen mucha experiencia en edificar casas, arreglar paredes y reparar daños a viviendas.

albañil, mujer

Ninguna universidad les da títulos de egresado y son pocas las empresas que les ofrecen un trabajo fijo. El oficio del albañil es más bien un asunto de familia y necesidad. Muchos comienzan siendo peones, haciendo mezcla para la obra y con mucho trabajo, algunos llegan a ser “maistro”.

La albañilería es un oficio de paradojas y contrastes semiamargos. Llega como alternativa al hambre y a la necesidad. Son nómadas y muy vulnerables en lo que se refiere a derechos laborales. Pocos tienen la fortuna de contar con un trabajo estable que les otorgue seguridad social y arriesgan su vida en un trabajo que es poco reconocido, por eso hoy, 3 de mayo, Día de la Santa Cruz y Día de los Albañiles, hemos recopilado una docena de piropos que han salido del ingenio de estos siempre necesarios trabajadores, y que ya formar parte del lenguaje popular:

1.- Morena color de llanta aquí está tu rin cromado.

2.- Si así está el camino, ¿cómo estará el pueblo?

3.- ¿Te dolió cuando te caíste del cielo, mi ángel?

4.- ¿Quién fuera reloj para ser dueño de tu tiempo?

5.- Yo vendo ropa, por eso tengo tallas, tallitas y tallones para usted

6.- Quisiera ser ardilla para comerte… ¡Bellota!

7.- Tanta carne y yo chimuelo.

8.- En esa cola sí me formo.

9.- Tu mamá debe ser repostera porque un bombón como tú no lo hace cualquiera.

10.- ¿De qué juguetería saliste, muñeca?

11.- Mamita, con ese tambo, aunque me den cadena perpetua.

12.- Bendita sea la tuerca del rin del eje de la llanta de la caja del camión que trajo el cemento para hacer la banqueta donde estás parada monumento.