Seleccionar página

Charles Chaplin, la primera gran estrella de Hollywood, nació un 16 de abril de 1889.

CharlieChaplin

La vida de Chaplin, de la que hoy se cumplen 129 años de inicio, fue todo menos tranquila.

Su nombre verdadero era Charles Spencer Chaplin, el lugar donde nació no se conoce con exactitud, aunque se dice que vino al mundo en Londres, pero nadie hasta el momento ha encontrado rastro de su nacimiento.

Charlie era pobre, su madre sufría una enfermedad psíquica y su padre era alcohólico y tenían un pequeño teatro donde Charlie participó por primera vez a los cinco años de edad, cuando sustituyó a su mamá al decaer su salud mental.

En aquel entonces, Hollywood era un lugar en Los Ángeles donde se hacían cortometrajes en los cuales los policías golpeaban todo lo que se les ponía enfrente en la mayoría de los casos, así nació el género “slapstick”.

Chaplin llegó a aparecer en esas escenas, pero en su segunda película salió de vagabundo con pantalones anchos, zapatos deformados, bigote, bastón y bombín, ahí fue cuando nació Charles Chaplin, la estrella.

El vagabundo fue conocido como Charlot en Francia, Italia, España, Andorra, Portugal, Grecia, Rumania y Turquía, como Carlitos en Brasil y Argentina y Der Vagabund en Alemania. Chaplin continuó interpretando al vagabundo en una decena de cortos y más tarde, en diversos largometrajes.

Tras la llegada del cine sonoro, Chaplin se siguió centrando en el cine mudo, incluyendo efectos de sonido y música con melodías basadas en canciones populares o compuestas por él.

Aunque por lo general fue tímido, las multitudes lo esperaban en cada lugar que llegaba. Tampoco gustaba de las fiestas, ni beber, siempre prefirió la soledad. Sin embargo, compartió su vida con cuatro mujeres: Mildred Harris, Lita Grey, Paulette Goddard y Oona O’Neil, a quién le llevaba 35 años y con quien encontraría la verdadera felicidad.

Su última película “Limelight” o “Candilejas” en español, tuvo un tono autobiográfico al plasmar el amor fallido de un cómico veterano y una joven bailarina. La banda sonora del filme, entre la que se incluye el tema “Eternally” (también titulado Candilejas en español), cuya música fue compuesta por el propio Chaplin, fue merecedera de un Oscar a la mejor banda sonora en 1972.

Pocos pueden decir que dirigieron, produjeron, actuaron, compusieron la música y escribieron los guiones de sus películas: uno de ellos es Chaplin. Él rebasó los límites del cine de su época, el mudo, para entregar al mundo lo mejor que tenía: su arte.