Seleccionar página

Empleamos este modismo como descripción coloquial del estado anímico de una persona y también para describir lugares que no pasan por su mejor momento, que han perdido su prestigio, beneficio o fama, o que han decaído física o moralmente.

Hombre_preocupado

Los orígenes de esta expresión vienen del derecho romano, según el cual “Capitis diminutio” significaba la pérdida parcial de los derechos, situación a la que se llegaba en general por enfermedad o deudas.

Había varios niveles, los cuales podían llegar a acarrear la pérdida de la ciudadanía e incluso la libertad, pasando a ser esclavos.

La traducción literal de esta expresión vendría a ser “pérdida del capital”, pero por la similitud de “capitis” con la palabra “capa” en español, se comenzó a usar como “capa caída” en alusión a la prenda de abrigo, cuyo uso ha perdurado por siglos y que antiguamente revelaba, de manera simbólica, la condición social de las personas.

La manera en que los caballeros llevaban la capa, especialmente los empobrecidos, delataba su estado de ánimo, ya que éstos andaban arrastrándola por el piso cuando habían perdido los favores de la corte, contraído deudas de juego o cuando padecían mal de amores.

Finalmente, este uso llegó hasta nuestros días con el significado conocido.