Seleccionar página

Cuando el médico ordena que debemos guardar reposo en cama, para los adultos no supone un contratiempo, pero convencer a un niño de que debe estar en cama por un par de días, puede volverse un tormento, para él y para los padres.

Being ill

La televisión o el mirar alguna película en el DVD puede entretenerlos durante algún tiempo, pero después el aburrimiento los invade y empezarán a inquietarse.

Estas son algunas actividades que podemos poner en práctica para que nuestros hijos no se aburran cuando se encuentran en reposo por enfermedad:

– Juegos de mesa o rompecabezas: Elijamos juegos de mesa que no sean muy competitivos. Recordemos que a los pequeños no les gusta perder y esto sólo sumará frustración al momento de tranquilidad que queremos generar con nuestro hijo.

– Actividades manuales: Las masas, las plastilinas y las revistas pueden ser una buena excusa para sacar el artista que nuestro hijo lleva adentro. Incluso, podemos pedirle que nos decore una caja de zapatos donde necesitemos guardar y ordenar cosas. Además de estar entretenido, se sentirá orgulloso de haber realizado su propio trabajo.

– Juegos de rol: Una buena idea es jugar a que la recámara de nuestro hijo es un pequeño e insólito hospital, donde nosotros somos el doctor y él, uno de los enfermos. En este lugar, también llegan conejos de peluche con la patita quebrada; ositos con fuertes dolores en la panza, un bebé congestionado y dos muñecas que deben aplicarse las vacunas correspondientes. A través del juego, el niño podrá expresar mejor cómo se siente.

– Libros para colorear: Esta alternativa es ideal para que nuestro pequeño se entretenga, mientras realizamos otras actividades en el hogar.

– Un viaje al pasado: No hay nada más entretenido para un niño que mirar fotos de cuando era más pequeño, mientras nosotros le contamos la historia que motivó la foto.

Además de estos juegos, hay que tomar en cuenta que se debe de rotar de lugar de descanso al niño, un tiempo puede estar en su habitación, y en otros momentos puede descansar en el sofá del living, donde la familia realiza otras actividades.

Limitemos los tiempos que disfruta de la televisión y de los videojuegos, ya que muchas veces los niños con tal de no perderse la diversión, no descansan los suficiente.