Seleccionar página

La lealtad entre amigos es la práctica de un valor, el ejercicio de una virtud y la esencia que permite cultivar y conservar la amistad de una persona. 

2014-03-13 18.14.06

Esta virtud es esencial en la amistad. Los conocidos se hacen amigos a través de ésta mutuamente, por lo que es nuestro deber el ser leal a aquellos que dependen de nosotros como podrían ser nuestros amigos, en algunos aspectos.

La lealtad implica un corresponder, una obligación que se tiene al haber obtenido algo provechoso. Resulta un compromiso a defender lo que creemos y en quien creemos. Por eso, este concepto se entronca con temas como la Patria, el trabajo, la familia o la amistad. Cuando alguien nos ha dado algo bueno, le debemos mucho más que agradecimiento.

Necesitamos ser leales con aquellos que nos han ayudado, ese amigo que nos defendió, el país que nos acoge como patria, esa empresa que nos da trabajo. Este valor implica defender a quien nos ha ayudado, en otras palabras “sacar la cara”.

Si somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a una etapa más profunda, con madurez. Sin embargo, la lealtad implica un compromiso mayor; supone estar con un amigo en las buenas y en las malas.

Cuando somos leales con nuestros amigos, la amistad puede llegar a niveles profundos, más allá de la superficialidad. Ser leal supone un gran compromiso por nuestra parte, quiere decir que estaremos para todo lo que deba venir, tanto lo bueno como lo malo.

Una persona leal es alguien en quien se puede confiar con los ojos cerrados. No es fácil ser o encontrar una persona así, por eso mismo tenemos muchos conocidos pero pocos amigos, pues la lealtad dentro de la amistad es indispensable. Si queremos ser amigos debemos ganarnos su confianza, y eso se logra por encima de todo con nuestra lealtad. Nuestra propia capacidad de ser leales y encontrar personas que puedan serlo determinará si los amigos que tengamos son temporales o permanentes para toda la vida.

Tenemos que aprender a ser leales con las personas que nos rodean, especialmente con nuestros amigos, nuestra pareja y la familia. Esto debe suponer que tengamos el corazón generoso, dispuesto a dar y ser buenos con ellos. La lealtad es uno de los factores más importantes en la relación con los demás, especialmente en las amistades que pretender durar y resistir todos los tiempos, incluso los malos.

Una persona desleal en nuestras vidas es como una bomba de tiempo, mientras estemos dando lo que nos pide y accediendo a sus peticiones será nuestra “leal amiga”, pero en cuanto dejemos de darle el gusto se convertirá en enemiga. El trato con este tipo de personas es algo que debemos intentar evitar en la medida de lo posible, no son buenas para nosotros.