Seleccionar página

La frase “A ojo de buen cubero” es muy común y se utiliza cuando observamos que algo está hecho sin tomar medidas y sin pesar, o significa que hacemos un cálculo o estimado de algo sin mucho detalle.

ojo cubero

En tiempos remotos, cuando la falta de sistemas precisos para medir las cantidades y para regir los distintos tipos de industria era notoria, las cubas para contener líquidos se elaboraban una por una.

Esta situación provocaba que ningún recipiente fuese exactamente igual a otro y, por consiguiente, la cantidad de agua, vino o cualquier otro líquido era difícil de calcular.

Al momento de comprar y vender líquidos, se comenzó a usar esta frase para indicar que la medida del producto comercializado era aproximada, pues nunca se sabía con exactitud. Hoy la usamos para indicar una cantidad cualquiera sin estar completamente seguros, aunque no se trate de líquidos.