Seleccionar página

La coxidinia, coccidinia, coccigodinia, o dolor de coxis es la inflamación de la estructura ósea que se encuentra en la base de la columna: el coxis.

coxis

Se trata de una dolencia poco usual que puede causar desde una molestia leve hasta un dolor agudo y persistente que se manifiesta en la zona al final de la columna. La coxidinia es un dolor localizado; suele empeorar cuando nos sentamos o con cualquier actividad que suponga una presión en la zona de la base de la columna.

Su origen suele deberse a pequeños golpes o caídas y la mayoría de las veces las molestias desaparecen con el pasar de los días. Sin embargo, en algunos casos, el dolor no remite con el tiempo, o incluso se agrava, y puede llegar a convertirse en un impedimento para desarrollar con normalidad tus actividades diarias.

La mayoría de las veces, el dolor de coxis tiene su origen en traumatismos que se producen debido a golpes, caídas o a acciones repetitivas que impactan sobre el coxis como por ejemplo, el conducir bicicleta durante largos periodos de tiempo, montar a caballo o la práctica prolongada del remo.

La explicación anatómica del dolor de coxis es la siguiente: la lesión se produce por la presión excesiva que se aplica sobre el área, lo que da lugar a que los huesos se muevan más allá de su rango natural limitado de movimiento. De esta manera, el daño en los ligamentos o en el propio disco vestigial pueden convertirse en causa de dolor.

La dolencia suele ser bastante más usual en mujeres que en los hombres, sobre todo como consecuencia de las lesiones que pueden ocurrir por el embarazo y parto.

En los casos más extremos, la estructura del coxis puede llegar a luxarse o incluso a fracturarse, provocando intenso dolor. En otras situaciones, bastante menos frecuentes, un tumor, una infección, u otro problema ajeno al coxis pueden ser las causas de las molestias.

Las causas del dolor de coxis pueden ser diversas y no todas ellas están directamente implicadas con el coxis y los músculos insertados en él. Por tanto, la primera tarea consiste en determinar si el dolor está relacionado directamente con el coxis. En todo caso, el diagnóstico médico despejará las dudas sobre el origen de las molestias y determinará qué tratamiento es el apropiado para tu caso particular y la mejor manera de llevarlo a cabo para aliviar el dolor.