Seleccionar página

El coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, manifestó la disposición de esa bancada a participar en el debate de las leyes secundarias de la reforma energética y a estar atenta a establecer mecanismos de transparencia.

Aureoles

En un comunicado, expuso que el PRD estará atento a la discusión de las leyes secundarias para establecer mecanismos de control, transparencia y responsabilidad para el Estado, “y evitar que haya letras chiquitas que permitan subterfugios a la ley”.

“El PRD no ha concluido su lucha para lograr una consulta popular en cuanto a la reforma constitucional, principalmente de los artículos 27 y 28 en materia de hidrocarburos, por eso, entre otras acciones, estaremos pendientes de lo que suceda con las leyes secundarias”, apuntó.

Aureoles Conejo comentó que entre las acciones que su partido ha decidido emprender debe estar incluida la defensa jurídica para demandar que se lleve a cabo una consulta popular, ya que existen elementos fundados para que se haga uso de esta herramienta de participación democrática.

Indicó que “no es un asunto de interpretaciones, la consulta popular es un instrumento formidable, yo espero pronto esté aprobada en el Senado de la República y tenga uso pleno por parte de los ciudadanos”, comentó el también presidente de la Junta de Coordinación Política.

El legislador perredista dijo que sería lamentable que en la elaboración de las leyes secundarias de la reforma energética se imponga nuevamente la visión de dos fuerzas políticas para beneficiar totalmente a empresas privadas o extranjeras y se le reste capacidad al Estado en materia de hidrocarburos.

Consideró como un hecho inédito la velocidad con la que los congresos estatales aprobaron la reforma en materia energética; sin embargo, agregó que esto genera incertidumbre y pone en tela de juicio el análisis crítico que los legisladores locales debieron haber hecho.

Aureoles Conejo aseguró que los efectos de esta reforma no serán inmediatos. “Es una falacia decir que va a bajar el precio de la luz, del gas y de la gasolina, no va a suceder porque se trató de una campaña mediática para promocionar una reforma cuyos supuestos beneficios tardarán muchos años en reflejarse”, agregó.

(Notimex)