Seleccionar página

Aunque solo se comercializa seis semanas en el año, la nochebuena (Euphorbia pulcherrima) es la planta de maceta más vendida en todo el mundo. Sin embargo pocos saben que esta planta, tan querida a nivel mundial, es nativa de México.

nochebuena

La nochebuena crece en estado silvestre a lo largo de la costa del Pacífico, desde el sur de Sinaloa hasta Guatemala, así como desde el centro de Guerrero hasta el sur de Morelos.

La nochebuena ha tenido una larga tradición de cultivo en los jardines mexicanos desde tiempos prehispánicos, cuando sus flores adornaban los altares a la diosa Tonantzin. Este legado mexicano tiene un alcance global, pues los ancestros de las plantas que se cultivan hoy en todo el mundo originalmente vienen de la zona de Taxco, Guerrero.

El doctor Mark Olson, del Instituto de Biología de la UNAM, ha colectado desde 2001 ejemplares de nochebuenas silvestres para generar un mapa de distribución de la diversidad genética de estas poblaciones.

Con su trabajo, el doctor Olson ha confirmado que en 1828 J.R. Poinsett, el primer embajador de los Estados Unidos en México, obtuvo nochebuenas de la zona de Taxco. Ese mismo año mandó dichas plantas a un jardín botánico en Filadelfia. Para 1834, la flor se reproducía ya en Europa. Hoy en día, los descendientes de las plantas taxqueñas se cultivan en todo el mundo.

La venta anual de nochebuenas en México es de alrededor de 20 millones de plantas, lo que equivale a un ingreso de 700 millones de pesos. Alrededor de 40 por ciento de estos ejemplares se cultiva en viveros en Morelos. El porcentaje restante proviene de Puebla, Michoacán, Estado de México, Jalisco y Distrito Federal, según datos de la SAGARPA.

Estas cifras siguen siendo bajas comparadas con las de Estados Unidos, en donde se encuentra la empresa que domina 70 por ciento del mercado mundial de esta planta. Tan solo en 2012, reporta el biólogo Mark Olson, en dicho país se obtuvo una ganancia de hasta 144 millones de dólares por la venta de nochebuenas.

La nochebuena se ha cultivado en México y ha formado parte de las ofrendas tradicionales en los altares mexicanos desde tiempos prehispánicos. A pesar de ser una planta nativa de México, con una larga tradición cultural, la mayoría de los ejemplares que se compran en nuestro país son cultivados y patentados en Estados Unidos. La investigación que se lleva a cabo en la UNAM da la pauta para que los productores mexicanos recuperen el liderazgo en el cultivo de esta planta mexicana por excelencia.

Fuente: DGDC UNAM